Día Mundial del Cáncer Ginecológico: así es el segundo tumor más presente entre las mujeres

A través de todas sus tipologías, es el segundo cáncer que con mayor frecuencia afecta a las mujeres. Su índice de mortalidad lo ha convertido en el tercero más letal. Solo el de mama y el de pulmón lo preceden.

Unsplash

En uno hay cinco. En sus dos palabras oficiales, también. En un “cáncer ginecológico” cabe media decena de categorías, explica el doctor Antonio González, codirector de Oncología Médica de la Clínica Universidad de Navarra. El tumor, según su localización, puede ser de ovario, de endometrio, de vulva, de vagina y de cuello de útero. Nos pasan, advierte, aún por la periferia del conocimiento. No los tenemos en mente. Y deberíamos. En 2019, el cáncer ginecológico es el segundo más frecuente entre las mujeres.

La Sociedad Europea de Ginecología Oncológica se ha propuesto llevar su nombre al centro. El 20 de septiembre, por vez primera, se celebrará el Día Mundial del Cáncer Ginecológico. La meta es concienciar, alertar y enseñar. El índice de mortalidad del cáncer ginecológico lo ha convertido en el tercero más letal. Solo el de mama y el de pulmón lo preceden. Identificar los síntomas puede cambiar el desenlace. Casi el 80 % de los tumores de ovario, señala González, solo se detecta cuando la enfermedad ya ha avanzado. La identificación de los síntomas resulta elemental: a veces, se pueden confundir con trastornos gastrointestinales. En el caso del de ovario, las molestias abdominales o la sensación de saciedad permanente pueden conducir a la paciente hasta el gastroenterólogo. De la confusión se aprovecha la enfermedad para continuar su desarrollo.

Dónde queda la maternidad

La observación afinada es la requerida. En el caso del tumor de ovario, el sangrado vaginal a destiempo, o sea, durante las relaciones sexuales o la menopausia, la hinchazón abdominal o la presión en la pelvis pueden ocultar un tumor, indican en la Clínica Universidad de Navarra. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, a lo largo de 2019 más de 22.500 mujeres obtendrán la confirmación en un test diagnóstico de cáncer de ovario. Para la Asociación Española contra el Cáncer, la cifra se dispara. Los casos, a nivel mundial, sobrepasará los 200.000. En España, la estimación es de 3.300 casos anuales. ¿En porcentaje? Suponen el 5,1 % de los cánceres en mujeres. Porque suelen ser mujeres, no niñas. Entre los 45 y los 75, los diagnósticos se acumulan. 

De todos los cánceres de ovario, el 12% se diagnostican en menores de 44 años”, señaló en mayo Javier Domingo, director de IVI Las Palmas y Tenerife, y Coordinador del Programa de Preservación de la Fertilidad de IVI, a raíz del diagnóstico de Sara Carbonero. “La gran mayoría se encuentra en estadios avanzados. Se considera que un 20 % de los cánceres de ovario podría ser subsidiario de tratamientos para preservar la fertilidad. No obstante, es importante conocer que existe esta posibilidad y que, según el caso, la preservación de la fertilidad [a través de la vitrificación de ovocitos] abre una vía para que estas mujeres puedan ser madres en un futuro”.

 

 

Qué mirar: los síntomas

Entre los 45 y los 75 años, los diagnósticos de cáncer de ovario aumentan. Unsplash

En el caso del cáncer de endometrio, explican en la Clínica Mayo, la anomalía del sangrado suele facilitar su detección. En el de vulva, la piel se puede engrosar. Las llagas, abiertas, o un sangrado que no procede de la vagina son, con frecuencia, otros de los síntomas. Si persistieran, la visita a un especialista sería obligatoria. Una ecografía ginecológica, apunta González, comienza a resolver dudas.   

Solo el cáncer de cuello de útero, vacuna mediante, puede prevenirse. El resto, puntualiza, aún necesita tratamientos para hacerles frente. La inmunoterapia y “los inhibidores de PARP, un tipo de proteína principalmente implicada en la reparación de ADN y muerte celular,” señalan la dirección en la que se encaminan sus investigaciones. 

 

Continúa leyendo