El 'Gatsbying': así es la técnica de ligue que consiste en... presumir

No es ningún misterio: ligar es un arte. Un método, que quizá ya apliques, está consiguiendo cada vez más adeptos: el "Gatsbying". Inspirado en el gran Gatsby, consiste en ligar con solo presumir.

Gatsby ligue

Ya toca ser sinceras, a todas nos ha pasado. Un momento de valor inédito nos ha llevado a olvidar inseguridad y vergüenza y a optar por una técnica de ligue de lo más atrevida… y ocasionalmente equivocada. Pese a las miles de técnicas existentes, y aparentemente efectivas, no deja de ser un riesgo difícil de controlar ya que la reciprocidad no se percibe de igual manera en todos los individuos. Los ojos, según ha sido demostrado científicamente, pueden ser una buena señal pero el lenguaje corporal suele ser más complejo y una aparente indiferencia puede traducirse por una atracción difícilmente negable.

Una técnica de ligue, que puede que ya apliques, arrasa más que nunca: el 'Gatsbying'. La palabra se inspira en el héroe de la novela El Gran Gatsby escrita por el autor estadounidense F. Scott Fitzgerald  en 1925, que reencontramos en el cine en 2013 a través de los rasgos de Leonardo Di Caprio. Este método consiste, según el diario The New York Post, en “en vez de comprar un castillo y de organizar una fiesta de locura, publicar una foto o un vídeo en Instagram, para llamar la atención de la persona que nos atrae”. La idea es por lo tanto aparecer de la manera más favorecedora posible a la espera de recibir una notificación por parte del ser tan preciado. Exit por lo tanto los mensajes directos a la persona, bastaría con subir la tan preciada publicación para captar todo el interés de la persona y conseguir un SMS de forma indirecta.

Gatsby ligue
Fotograma El Gran Gatsby

La modelo Matilda Dods fue una de las primeras en evocar la técnica: “Esto es lo que ocurre: pasas la tarde con amigos, tomando una copa de vino y te ríes. El color de tus labios es perfecto y tu pelo crear el efecto cool perfecto. Sacas tu teléfono e inmortalizas con un vídeo lo bien que os lo estáis pasando y lo mona que eres. 20 minutos más tarde vuelves a sacar el móvil y te fijas inmediatamente en quien ha visto tu foto. Sabes perfectamente de quién quiero hablar, de este hombre o mujer cuya atención tratas de captar publicando imágenes en línea.” Esta podría ser la técnica del joven millonario estadounidense según la modelo: “Me apuesto a que era lo que Gatsby sentía cuando organizaba fiestas solo para que Daisy asistiera y se enamorara de él”.

Esta técnica, pese a ser ancestral (cómo hacerse notar de una manera indirecta) no deja de ser muy propia de nuestro siglo. Ayudada por redes como Instagram o Facebook donde prima la instantaneidad, resulta cada vez más fácil llamar la atención y conquistar a la persona que nos atrae sin contacto directo. ¿Este método podría perjudicar las relaciones directas? Se aparente más bien a una toma de contacto sutil.

No es el primer término que remite a una técnica de ligue pero también de desamor. El 'ghosting', que se inspira en la palabra inglesa ghost que significa fantasma, consiste en dejar de hablar de un día para otro con la persona con la teníamos potencialmente algo. Peor aún, el 'breadcrumbing', que metafóricamente se refiere a lanzar migas de pan, consiste en dejar esperanzas a una persona con la que realmente nunca pasará nada. Prueba de que no todos los términos novadores son positivos…

CONTINÚA LEYENDO