El trabajo nocturno aumenta el riesgo de cáncer entre las mujeres

2 minutos

La 'American Association for Cancer Research' confirmó que esta práctica incrementaba especialmente los riesgos de cáncer de mama y de la piel para la mujer.

Cáncer

¿Trabajas de noche? Sufrirás sin duda alguna sus efectos más evidentes como el cansancio constante. ¿Pero sabías que tiene además efectos graves a largo plazo? Un estudio publicado en la revista "Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention" de la American Association for Cancer Research (la asociación americana de investigación del cáncer) confirma que el turno nocturno aumenta de un 19% los riesgos de padecer un cáncer de mama, gastrointestinal y de la piel en la mujer. El cáncer más probable, en comparación con mujeres que no han trabajado durante muchos años de noche, es este último (con un 41%), seguido por el de mama (32%) y por último es gastrointestinal con menos del 20%. Estas cifras se disparan en algunas profesiones como la de enfermera llegando a casi un 60% de riesgo de padecer un cáncer de mama. Comparativamente, es la más afectada por el turno de noche.

El estudió se realizó a partir de un análisis de 61 estudios, 114.628 casos de cáncer y 3,9 millones de participantes de Europa, América del Norte, Australia y Asia. Los datos varían según los continentes: el incremento del cáncer de mama solo es visible en Europa y América del Norte. Podría indicar que su nivel de hormonas sexuales es más elevado. El objetivo de este estudio consistía en averiguar si a largo plazo las consecuencias nefastas para la salud eran reales y podía provocar hasta once tipos de cáncer en la mujer. 

Un reciente estudio descubre que los turnos de noche en el trabajo están asociados con un incremento del riesgo de cáncer de pecho, piel y gastrointestinal en mujeres. 

Otros efectos

Además de favorecer la aparición del cáncer, el trabajo de noche demostró tener otros efectos muy negativos en la salud. Un estudio canadiense realizado con 3.000 agentes de policía en América del Norte indicó que el turno de noche favorecía los trastornos del sueño. El trabajo realizado a estas horas incrementa además las posibilidades de padecer enfermedades cardíacas, no contribuye a adoptar una dieta equilibrada y a mantener una actividad física continua y regular.

Un solo turno de noche puede aumentar significativamente la presión arterial, deteriorar los niveles de glucosa, aumentando los riesgos de padecer diabetes y obesidad. Aunque algunos empleos requieren de manera forzosa trabajar de noche (médicos, policías...), parece necesario encontrar soluciones para limitar al máximo sus efectos en la salud. El riesgo existe.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS