Estas son las hipotecas que están arrasando entre los jóvenes

Son más flexibles en cuanto a requisitos, porcentaje de financiación o periodos de amortización.

Conseguir la primera vivienda en estos momentos, en 2022, no es tan fácil como antes de 2008, momento en el que estalló la burbuja inmobiliaria. A raíz de la crisis económica los bancos se volvieron más estrictos a la hora de conceder una hipoteca, al mismo tiempo que las condiciones laborales fueron mermando, especialmente entre los más jóvenes.

Asimismo, actualmente, a causa de la inflación, el coste de la vida está subiendo (el índice del IPC marcó un 6% en enero) y, por ello, resulta difícil que una persona, especialmente si es joven, tenga la capacidad de ahorrar para poder adquirir una vivienda a través de una hipoteca al uso. En general es necesario disponer del 30% del valor de la propiedad ahorrado: 20% para completar la compra del inmueble y el 10% restante para afrontar los gastos de formalización de la hipoteca y compraventa.

Estos hechos han provocado que la edad media para comprar vivienda aumente. El último informe sobre el perfil hipotecado online elaborado por iAhorro (2021) revela que las personas que formalizan un préstamo hipotecario tienen una media entre 30 y 40 años. Asimismo, tan solo el 11% de las operaciones son realizadas por usuarios menores de 30 años.

¿Entonces los jóvenes no pueden comprar una vivienda? Algunas entidades, percatándose del problema que tienen las personas de estas edades para ajustarse a los requisitos de las entidades, han decidido crear una hipoteca adaptada a este tipo de circunstancias. Son las que se conocen como hipotecas para jóvenes.

La principal diferencia que suelen tener con otro tipo de préstamos es que son más flexibles. Pueden conceder más del 80% de la financiación de la vivienda, por lo tanto, no haría falta ahorrar hasta el 30% del valor de la vivienda.

Por otro lado, los periodos de amortización pueden ser más flexibles. Esto significa que, en este tipo de préstamos, una persona puede llegar a conseguir un plazo de devolución de hasta 40 años. De esta manera la cuota mensual puede adecuarse al poder adquisitivo de los jóvenes.

En cuanto a las vinculaciones, teniendo en cuenta que la capacidad económica de este grupo de población es menor, no se les puede pedir contratar una gran cantidad de productos bancarios a cambio de un interés menor. Por ello, incluyen requisitos fáciles de asumir como domiciliar una nómina, tener una cuenta en el banco o contratar algún seguro.

Dependiendo del banco también puede darse el caso de que se añada alguna ventaja más a la hipoteca destinada para jóvenes. Un periodo de carencia al inicio de la hipoteca podría ser una de ellas. Permite que el joven propietario no tenga que pagar la cuota de la hipoteca (o parte de ella) durante un periodo concreto. Así puede recuperarse de la gran inversión antes de empezar a pagar la cuota mensual.

Bancos que ofrecen hipotecas para jóvenes

Hipotecas jóvenes
Pexels

Una de las entidades que dispone de una hipoteca para jóvenes es Unicaja. Este préstamo está destinado a personas menores de 35 años y tiene dos modalidades: fija y variable. La fija cuenta con un TIN del 1,70% y una TAE del 2,38%. Por su parte, la variable ofrece un TIN del euríbor +0,99% (1,90% durante el primer año) y una TAE del 2,6%. En ambos casos los requisitos a cumplir serán domiciliar hasta tres recibos, contratar dos seguros (vida y hogar), domiciliar una nómina de 600 euros como mínimo y realizar una aportación mínima del 1,2% a un plan de pensiones.

Bankinter también quiere conquistar a este grupo de población y, por ese motivo, ha lanzado una hipoteca para jóvenes. Si el cliente se decanta por la de tipo variable tendrá un TIN del euríbor +0,80% (1,20% durante el primer año) y una TAE del 1,83%. La principal ventaja de este producto es que el usuario podrá elegir un periodo de amortización de hasta 40 años, lo que le proporciona más flexibilidad a la hora de organizar sus gastos. En cuanto a las vinculaciones será necesario abrir una cuenta en el banco, adquirir dos seguros (vida y hogar) y contratar un plan de pensiones.

El periodo de amortización no es lo único que puede modificarse para que los jóvenes lo tengan más fácil a la hora de acceder al mercado hipotecario. Santander, por ejemplo, ha decidido aumentar el porcentaje de financiación en su hipoteca joven, proporcionando hasta un 95% del valor del inmueble. Esto significa que el futuro propietario tendrá que aportar el 5% restante más el 10% para los gastos de formalización y compraventa. Por lo tanto, el cliente se ahorrará un 15%.

Cuenta con modalidad fija y variable con intereses bonificados. No obstante, para conseguir dicha rebaja en los tipos el banco pide domiciliar la nómina, utilizar hasta seis veces la tarjeta de crédito y adquirir cuatro seguros (hogar, vida, accidentes e incapacidad).

En definitiva, cada vez son más los bancos que se suman a crear este tipo de productos para atraer a aquellos jóvenes que buscan comprarse su primera vivienda. La flexibilidad de las hipotecas para jóvenes permite que sea un poco más asequible adquirir un inmueble.

Continúa leyendo