Vídeo de la semana

Exigen a esta estudiante cubrir sus pezones para "no distraer a sus compañeros"

Parece una peli de terror, pero no es más que otro capítulo de machismo en la sociedad en la que vivimos.

Lizzy Martinez tiene tan solo 17 años y su nombre ya ha dado la vuelta al mundo por una razón por la que preferiría no haberlo hecho. Esta estudiante del instituto Braden River de Florida, decidió ir a clase con una camiseta de manga larga sin sujetador debajo, algo que no debería alarmarnos en absoluto y que, sin embargo, hay a personas que aún lo hace. Esta joven fue sacada de clase por la profesora que se le acusó de ser "una distracción para los chicos" y acudió al despacho de la directora por violar el código de vestimenta.

Allí le exigieron a que cubriese sus pezones con tiritas para "evitar su propia vergüenza". Pero antes de esto, le hicieron ponerse otra camiseta debajo de la que llevaba puesta para reducir el movimiento de sus pechos. "Cuando volví a su oficina con las dos camisas puestas, me pidió que caminara. Echó un vistazo a mis pechos y decidió poner tiritas en mis pezones para cubrirlos" contaba Lizzy al periódico The Sun Online.

La joven quiso contar este momento incómodo y vergonzoso en su cuenta de Twitter, lo que convirtió en pocos días esta historia en viral donde miles de personas mostraban su indignación y apoyo hacia Lizzy.

 

"Decidí no ponerme sujetador hoy y me sacaron de clase porque uno de mis profesores se quejó de que era 'una distracción para los chicos'. Básicamente mi instituto me ha dicho que la educación de los chicos es mucho más importante que la mía y que debería avergonzarme de mi cuerpo" explicaba.

Este capítulo de machismo hizo que los propios alumnos mostrasen su apoyo e incluso que uno de ellos apareciese en el instituto con una camiseta y unos agujeros a la altura de sus pezones para liderar el movimiento "liberen sus pezones" Y es que, aunque parezca ficción, esta realidad todavía está presente en nuestro día a día. Es por ello que luchan y seguirán luchando miles de mujeres hasta que no sea necesario hacerlo.

Continúa leyendo