Inversiones sostenibles

Podemos invertir de forma rentable sin comprometer el futuro de las siguientes generaciones. Este es el centro de la argumentación sobre finanzas y sostenibilidad de este texto de

Brundtland podría ser perfectamente el nombre de una famosa serie de Netflix, pero no es así. Gro Harlem Brundtland fue, además de la primera mujer que alcanzó el cargo de Primera Ministra en Noruega, la persona que, desde la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas, elaboró el informe Nuestro Futuro en Común, también conocido como el informe Brundtland. Esta comisión desarrolló el término desarrollo sostenible hace 32 años, y se fundamenta en satisfacer nuestras necesidades sin comprometer la satisfacción de las de las futuras generaciones.

Ha pasado mucho tiempo, pero al fin tomamos conciencia del efecto que tenemos sobre nuestro entorno con la basura o las emisiones que producimos. No obstante, desarrollo sostenible pretende incorporar no sólo aspectos ambientales, también económicos y sociales. Esto aplica también a nuestros ahorros, dado que, de manera paralela a los trabajos de Naciones Unidas, se ha desarrollado la noción de inversión sostenible. Este enfoque busca incorporar al proceso de inversión aspectos no sólo financieros, sino también los vinculados a esta visión de responsabilidad social.

 

 

Ser bueno o ser rentable

Diversos análisis indican lo segundo. Así, Clark, Feiner y Viehs, en su libro From the Stockholder to the Stakeholder, confirman que:

• Un 80% de los estudios muestran una correlación positiva entre sostenibilidad y retorno al accionista.

• Un 88% de los estudios muestran correlación positiva entre sostenibilidad y desempeño operacional.

• Un 90% de los estudios muestran correlación positiva entre sostenibilidad y bajos costes de capital. 

Estrategias de inversión

Hay diversas maneras de invertir en sostenibilidad: desde estrategias de exclusión, que buscan reducir el acceso a industrias como armas o emisiones contaminantes, hasta estrategias best-in-class, que apoyan prácticas de negocio sostenibles, pasando por la inversión que busca impactos concretos, como la inclusión financiera. En Tressis, llevamos gestionando desde el prisma de la sostenibilidad desde hace más de 5 años, y pensamos que la inversión es una herramienta potente para fomentar cambios en la sociedad desde la transformación y la adopción de mejores prácticas empresariales.

En los próximos años va a tener lugar una gran transferencia de riqueza desde la generación del baby boom a las mujeres inversoras ylos millenials. Las primeras llegarán a controlar dos terceras partes de la riqueza mundial. Estaremos, afortunadamente, en manos de colectivos con una especial sensibilidad para compenetrar sus objetivos financieros y de inversión con sus valores, sin menoscabo de sus expectativas de rentabilidad, a través de las inversiones sostenibles.

 

Continúa leyendo