La cuarta ola del feminismo: ¿hasta cuándo va a durar esto?

En Madrid cada 8M desborda las calles, en internet domina la conversación. Algunos hablan de cuarta ola del feminismo. Indagamos en sus causas, buscamos su huella y ojeamos su futuro. Este es un reportaje en tres partes y esta, su primera entrega.

Beyoncé en los MTV
Beyoncé en los MTV Video Music Awards de 2014. Getty.

En 2014  Beyoncé hizo lo que suele hacer: historia. Cantó en los Video Music Awards con una palabra blanca, alta y luminosa a la espalda. Feminist. Algo cambió. El término comenzó a descongelarse. Lo pop, para la crítica social y profesora de Humanidades Camille Paglia, es lo que la barra del metro para la gripe: un foco de contagio. "Feminista" se desprendía del tabú.

 

Tampoco estaba de parranda

Tres años más tarde, las actrices Asia Argento y Rose McGowan denunciaron el acoso y abuso sexual del productor Harvey Weinstein y Hollywood les hizo eco. Las afectadas se multiplicaban. Alyssa Milano tuiteó su propia historia bajo la etiqueta #MeToo y las denuncias se elevaron a nivel global. Pero el malestar, señala Alicia H. Puleo, profesora, directora de la línea Feminismos de la editorial Cátedra y autora de Claves ecofeministas: para rebeldes que aman a la Tierra y a los animales, era anterior. "No habría habido tanta respuesta sin un malestar más generalizado: se daban las condiciones generacionales y socioeconómicas para que se rompiera el silencio y surgiera el movimiento feminista una vez más". Porque coge fuerza y la pierde. La violación múltiple de Nueva Deli o las denuncias a Bill Cosby habían abonado el terreno. En España, el caso de La manada terminó de prepararlo. El 8 de marzo de 2018, día de la mujer, 170.000 personas, según la Delegación del Gobierno, se manifestaron en Madrid. La cifra se dobló en 2019.

A la historiadora Lidia Nicholson, no le convence la idea de las olas. Sugiere, explica, que existen unas ideas vertebradoras en lugar de un conjunto de ideas en conflicto. Pero la metáfora ayuda a comprender los envites del feminismo. Tras la consecución de la educación, el derecho al voto y, con Simone de Beauvoir y Betty Friedan, la toma de conciencia de los roles de género, el feminismo buscó la raíz de los problemas desde la universidad. Para la investigadora Ealasaid Munro, esta vez la denuncia del acoso sexual sostiene sus fundamentos. Aspira a corregir los sesgos en la cultura y la economía. Su campamento base es internet. Bajo diferentes hashtags, recoge y hermana. Permite la identificación entre mujeres con un mismo problema, crea un paraguas y una red. El feminismo del siglo XXI comienza en los pulgares.

"Se daban las condiciones generacionales y socioeconómicas para que se rompiera el silencio y surgiera el movimiento feminista una vez más" - Alicia H. Puleo, directora de Feminismos (Cátedra) y autora de 'Claves ecofeministas'

Cronología de almohadilla: un repaso en 'hashtags'

Alyssa Milano y Brett Kavanaugh
Alyssa Milano en el juicio contra Brett Kavanaugh. Getty.

 

  • #MeToo (Yo, también)

En 2006 Tarana Burke creó el nombre en MySpace y en octubre de 2017 Alyssa Milano lo popularizó tras la publicación del escándalo Weinstein. Pretendía demostrar el carácter generalizado del abuso y acoso sexual.

  •  #TimesUp (Se acabó)

Las actrices hollywoodienses se organizaron en la plataforma homónima para demostrar su repulsa y unidad frente el abuso sexual. La Alianza Nacional de Campesinas se adhirió en una carta. La etiqueta bulló durante la gala de los Globos de Oro de 2017, a la que las invitadas acudieron, salvo excepciones, vestidas de negro. 

  • #BalanceTonPorc

El equivalente francófono al #MeToo se centró, en otoño de 2107, en el acoso sexual sufrido en el trabajo. Significa "denuncia a tu cerdo".

  • #RiceBunny

En chino, las palabras "arroz" (rice) y "conejo" (bunny) tienen una fonética parecida a la de me too. El hashtag fue el atajo por el que el país asiático, con internet semicensurado, denunció los abusos sexuales.

  • #WhiteWednesdays (Miércoles blancos)

Cada miércoles, según sugirió la activista Masih Alinjad, mujeres de Irán y Arabia Saudí visten velos blancos como protesta por la obligatoriedad de la prenda.

  • #Cuéntalo

Junto con #HermanaYoSíTeCreo, el hashtag congregó experiencias de abusos y acoso sexual en la edición hispanohablante de Twitter. Cobró relevancia tras la sentencia provisional a La manada, en abril de 2018.

Charo Lagares

Charo Lagares

Iba para registradora y le dio por pensar que el dinero no daba la felicidad. Ahora quiere ser como Dorothy Parker. Solo ha conseguido sus ojeras.

Continúa leyendo