La paridad retrocedió en 2017 según el Foro Económico Mundial

El 68% de la brecha en igualdad de género ha sido cerrada, un poco por debajo de los porcentajes registrados en 2015 y 2016. Se tardará un siglo en cerrarla.

WEF
Foto: Unsplash

100 años serán necesarios para cerrar la brecha de género. Es este triste dato que subraya el informe anual del Foro Económico Mundial (WEF) publicado el 2 de noviembre. El organismo anualmente desde el 2006 las desigualdades entre géneros en cuatro ámbitos: el trabajo, la salud, la educación y la política. Y los datos de este año 2017, fruto del análisis de la situación de 144 países, no son esperanzadores. Por primera vez desde el 2008, la igualdad entre géneros ha retrocedido principalmente por el descenso de la presencia de mujeres en política y la marcada brecha salarial.

Si el ritmo actual se mantiene, la igualdad en los ámbitos laboral y económico no debería llegar antes del 2234, un nuevo dato más pesimista que el avanzado el año pasado. El primer ámbito es sin duda alguna el que más desigualdades presenta. Por cuarto año consecutivo, las diferencias aumentan. Se estima que la brecha podría cerrarse en 99 años. Según el WEF, los ámbitos en los que los cambios resultan más difíciles son los de la salud y de la economía. Un apunte positivo: las diferencias en el ámbito de la educación podrían desaparecer de aquí a 13 años, teniendo en cuenta la tendencia actual.

España y el resto del mundo

WEF
Foto: Unsplash

A nivel más global, el oeste de Europa fue la zona con menos desigualdades en 2017 (25% de ‘remaining gender gap’), justo por delante de América del Norte. Acceso fácil a la educación y representación política se han potenciado en la mayoría de los países del continente, con una perspectiva de mejora global y de reducción de la brecha. Tres países del top 10 han conseguido cerrar la brecha con más del 80%.

El balance es también positivo para España que ha conseguido ganar cinco posiciones en la clasificación global. ¿Su avance más importante? En el ámbito de la salud y en la política, aunque no en todos sus factores: la participación de las mujeres en el Parlamento ha retrocedido. Ha ganado aun así diez y cuatro puestos respectivamente. En el ámbito económico, educativo y laboral ha sufrido un descenso. La brecha salarial ha aumentado, y la participación de las mujeres en el ámbito laboral apenas consigue mantenerse en su posición.

Islandia es el país que constituye sin duda alguna un modelo para los demás: es actualmente el que ha superado más favorablemente las desigualdades de género con un porcentaje de casi un 90%. Noruega y Finlandia son los dos países europeos justo por detrás en este ranking. Algunas naciones, como Estados Unidos, han perdido puestos por la representación limitada de mujeres en política. El país actualmente gobernado por Donald Trump está en el puesto 49. Medio Oriente y África del Norte, por primera vez, consiguen pasar por debajo del umbral del 40% de “brecha restante”.Aun así son las zonas en las que más tiempo se tardará en cerrar la brecha: 157 años.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS