Las mujeres ya pueden ingresar en el Ejército en Arabia Saudí

Tras conseguir el derecho a conducir y a abrir su negocio, las saudíes pueden acceder al servicio militar sin tener que pedir permiso a su tutor varón.

Mujeres Arabia

Es una nueva (pequeña) victoria para las mujeres en Arabia Saudí. El país, considerado un de los peores en cuanto a derechos, igualdad y respeto de las minorías, acaba de dar un paso más al permitir a las mujeres que ingresen en el Ejército, según un comunicado publicado por la Seguridad General. El objetivo es claro: potenciar la economía del país. Las mujeres tendrán que cumplir un total de doce requisitos siendo el primero la nacionalidad, tener entre 25 y 35 años, medir 1,55 metros, no tener sobrepeso y haber completado estudios secundarios. Otra restricción: las esposas de ciudadanos extranjeros no podrán alistarse. Tampoco las que hayan trabajado en una entidad política o tenga un historial judicial. 

Principalmente impulsada por motivos económicos, se enmarca en una serie de medidas, conocida como Vision 2030, aprobadas por el príncipe heredero Mohámed bin Salmán desde el pasado año para favorecer a la mujer pero también relanzar diferentes sectores del país, tanto públicos como privados. ¿El objetivo concreto? Conseguir que el  empleo femenino pase de un 22 a un 30% de aquí a 2030. 

Entre las medidas aprobadas recientemente destaca la de votar (las mujeres pudieron aplicar su derecho por primera vez en 2015, convirtiéndose en las ultimas del mundo en poder ejercerlo), el de conducir coches y motos (esta medida se aplicará este año tras años de manifestaciones y luchas) y la de asistir a partidos de fútbol. Hasta ahora no podían hacerlo supuestamente porque “podían chocarles los insultos pronunciados por los hombres durante el evento”. Las medidas más recientes fueron aprobadas a lo largo del mes de febrero: las mujeres obtuvieron el derecho de abrir sus propias empresas sin restricciones, además de “beneficiarse de los servicios electrónicos del Gobierno sin tener que demostrar el consentimiento de tutor”. El día 12, la oficina del fiscal general anunció que por fin reclutaría a mujeres. El servicio de pasaportes, desde entonces, recibió nada menos que 107.000 candidaturas para 140 vacantes.

Pese a estas aperturas y avances progresivos, las mujeres siguen enfrentándose a numerosas limitaciones. Siguen sin poder viajar, abrir una cuenta bancaria o estudiar sin el consentimiento de su tutor, y aunque ya tengan legalmente nuevos derechos, sufren prejuicios y una fuerte presión social.

CONTINÚA LEYENDO