Menstruación en verano: ¿el último tabú a romper?

Todavía hay muchas mujeres que dejan que la regla trastoque sus planes en verano...

Pexels

Con la llegada del verano comienza la temporada de bajar a la piscina, irse a la playa y, en definitiva, viajar. Unos planes que pueden verse trastocados por la menstruación

Para conocer los hábitos de las españolas asociados a la regla durante la época estival, Intimina ha realizado un estudio llamado Higiene íntima femenina en verano: cuidados y métodos de protección para conocer hasta qué punto la regla influye en nuestros planes veraniegos. Y los resultados nos han dejado un tanto confusas.

Y es que según los datos obtenidos, una gran parte de las mujeres evita bañarse en la playa o en la piscina si está menstruando, alegando que les parece incómodo (38%), sucio o porque tienen mucho flujo (25%). Un 63% de las españoles se priva de estos placeres veraniegos al tener la regla, algo que nos sorprende, puesto que existen muchas alternativas para mantener la higiene íntima sin manchar nada, también en el agua.

 

Pexels

El método más usado por las mujeres que sí se dan un baño en esos días del mes sigue siendo el tampón, a pesar de la incomodidad que puede suponer tener que cambiarse de manera frecuente o sentir el hilo del tampón mojado al salir del agua. Pero puede que haya otra opción mucho más práctica y cómoda: la copa menstrual.

Cada vez son más mujeres las que se animan a utilizar la copa menstrual (un 14% según el estudio), aunque todavía es un número reducido. Este método de protección es más que revolucionario por sus innumerables beneficios: no irrita ni produce sequedad gracias a su silicona de grado médico, respeta el equilibrio íntimo y se puede llevar puesta hasta 12 horas, incluso bañándose en la playa o la piscina. 

¿Por qué, entonces, no hay más mujeres que se animen a utilizarla en verano? Los investigadores creen que existe todavía cierta desinformación y tabúes en torno a la regla (casi el 60% de las españolas asegura conocer la copa menstrual, aunque no la han probado), y que muchas mujeres tienen miedo de que al usar la copa pueda escapar algo de flujo o se puedan manchar. Pero a diferencia de lo que se cree, esto no ocurre si el utensilio está bien colocado.

 

Intimina

Pero existe una razón más de peso para pasarse a este método en vacaciones, sobre todo si viajas al extranjero. La copa menstrual resulta mucho más económica. Por ejemplo, un paquete de tampones en Noruega tiene un precio de entre 4 y 5 €, en Estados Unidos entre 5 y 6 €, en la India, más de 8 €, y en China, más de 12 €.

La copa menstrual, por el contrario, cuesta menos de 30€ y puede usarse durante unos 10 años si se cuida correctamente, lo que supone un ahorro considerable. Además, llevar tu propia copa menstrual en la maleta -o en el bolso- evitará posibles problemas a la hora de encontrar métodos de protección fuera de casa.

Y tú ¿qué método utilizas en verano? ¿Has pensado en darle una oportunidad a la copa? No dejes que la menstruación arruine tus planes estas vacaciones.

 

Continúa leyendo