¿Mujeres y hombres comparten fantasías sexuales?

El deseo se expresa de una infinidad de maneras y es único... ¿Pero puede jugar un papel el género en nuestros deseos y fantasías más profundas? Podría ser.

No importa la edad ni el rango ni siquiera el tener pareja. El deseo se impone a cada uno de nosotros de una forma incontrolada. Aunque son miles las maneras en las que se puede expresar, una de las más frecuentes es sin duda alguna la fantasía. Pensamiento o idea a través de la cual un individuo puede excitarse de forma más o menos inmediata, es una forma de dejar vía libre a nuestra sexualidad y entender una parte más íntima y oscura de nosotros. Algunos hombres y mujeres, por educación, conceptos o ideologías, se limitan a la hora de tener este tipo de pensamientos y nunca logran conocer su cuerpo, y por lo tanto, disfrutar de una sexualidad placentera. Las fantasías alimentan por lo tanto de forma directa nuestro deseo pero plantean también interrogantes. Si los dos géneros viven de forma distinta su sensualidad, podría existir divergencias en el ámbito del pensamiento.

Numerosos estudios fueron llevados a cabo para determinar qué diferenciaba a hombres y mujeres en este sentido. La Universidad de Montréal realizó una de las más amplia investigaciones sobre el tema, con 799 hombres y 718 mujeres, para contestar a esta pregunta. El 85,1% de los participantes se declaró heterosexual, el 3,6% homosexual y apenas un 2% se definió como entre los dos. El estudio demostró que las fantasías más corrientes tanto para hombres como mujeres eran los lugares insólitos como la oficina o el baño, pero también románticos como una playa desierta. Recalcó sin embargo que los hombres describían con más precisiones y entusiasmo que las mujeres sus fantasías y fueron también más numerosos en afirmar que les gustaría cumplir en la realidad su deseo.

La sumisión es la fantasía más extendida, representando de un 30 a 60%, seguida por el sexo en grupo con otro hombre o mujer. Ellos también fantasean con ménage á trois pero mayoritariamente con mujeres. Las mujeres son también más numerosas en soñar con relaciones homosexuales que los hombres. Más del 82% de los hombres declaró soñar con ver a dos mujeres hacer el amor mientras que el 83,4% fantasea con tener relaciones con una persona que no es su pareja, contra apenas un 67% de las mujeres. El sexo anal es una fantasía solo para el 64% de los hombres, contra el 32 de las mujeres.

Aunque este estudio sea el más amplio realizado sobre el tema, conviene matizarlo. La página Gleeden realizó, el pasado mes de febrero, una clasificación de las diez fantasías más extendidas en los hombres a partir de sus datos y curiosamente, encabeza la lista el sexo en grupo, seguido por el amor con una desconocida y el uniforme. Otro estudio realizado por el instituto francés Ipsos recalcó que el top 3 de las mujeres era hacer el amor con otra mujer, tener sexo en grupo y ser dominada.

No prima por lo tanto de forma clara una fantasía sobre otra aunque todos los estudios subrayaron un hecho muy positivo: la liberalización sexual está más que nunca en marcha. Gracias a la explosión de películas pornográficas femeninas y otras obras eróticas (menciones a 50 Sombras, la que más impacto tuvo), las mujeres son cada vez más numerosas en asumir sus deseos públicamente y las divergencias no son tan evidentes como antes. Hombres y mujeres disfrutan a la par y coinciden en algunos deseos.

Sophie Fernández

Sophie Fernández

Ser periodista y un buen café son dos de las razones que me tiran de las sábanas cada mañana. No imagino un mundo sin igualdad, novelas de Victor Hugo, moda, viajes, belleza, tortilla poco cuajada ni rock de los 50. Con el corazón en constante vuelo directo París-Madrid. Y los pies enfundados en bailarinas de punta.

Continúa leyendo