¿Podrías ser asexual? ¡Averígualo sin esperar!

Orientación sexual casi desconocida, afecta sin embargo a un 3% de la población mundial. Si crees que podrías encajar en este perfil, tranquilízate, no estás sola.

Asexualidad

Rodeados de imágenes, símbolos o palabras sexuales en nuestro día a día, apenas nos los planteamos, el deseo sexual es innato. Que sea por obligación de la sociedad o reflexión personal, nos solemos ubicar, en el proceso de la adolescencia, en un grupo determinado, ligado a la orientación sexual. La mayoría de mujeres suele tenerla clara aunque existen casos de descubrimientos tardíos.

Pero lejos de solo dividirse en heterosexualidad y homosexualidad, la sexualidad también cuenta con orientaciones que sufren un gran número de prejuicios como los 'bi' (el sentir atracción por personas de ambos géneros), los 'pans' (el sentirlo hacia una persona independientemente de su sexo) pero también la asexualidad. Esta última, menos conocida que las demás, concierne a las personas que no sienten ningún tipo de deseo sexual. Al igual que las demás orientaciones sexuales, no es una elección. Pero sí se puede asumir o no de forma clara. Las cifras relacionadas con esta orientación varían, pero sí hemos podido asistir en la última década a un crecimiento de asexuales declarados, pasando de 1% al 3% de la población mundial. Aún así, resulta difícil saber exactamente cuántos son ya que algunas personas pueden confundir problemas ligados a su sexualidad a su verdadera orientación. El rechazo al sexo, la imposibilidad de tener relaciones sexuales, la abstinencia no deseada, el disgusto a la hora de tener contacto ajeno o incluso una ausencia de empatía hacia los demás no caracterizan la asexualidad.

Asexualidad

Es preciso no confundir asexualidad y abstinencia. Esta última es una elección y no implica la ausencia de deseo. Abstenerse de tener relaciones sexuales puede por ejemplo justificarse por decisiones religiosas, aunque el deseo esté presente. La necesidad está presente. Los efectos de la abstinencia son múltiples: bajada de libido, estrés, baja autoestima o incluso insomnios, no pasa desapercibido en el cuerpo. Contrariamente a lo que se suela pensar, la asexualidad no impide la creación de relaciones sentimentales y mucho menos la prosperidad del sentimiento amoroso. Algunos asexuales mantienen relaciones sexuales con su pareja aunque no sientan la necesidad de hacerlo.

La presión social hacia esta orientación sexual es importante, precisamente por su rareza. Numerosos asexuales optan por no compartir su sentimiento por miedo al rechazo o al aislamiento, y llegan incluso a inventarse una vida sexual para encajar en los códigos preestablecidos. Ante esta situación, numerosas plataformas en línea surgieron para aportar respuestas pero también favorecer la comunicación entre las personas asexuales. Una de las más conocida es AVEN (Asexual Visibility and Education Network), la comunidad asexual en línea más amplia del mundo que cuenta con seguidores en cada punta del globo.

Asexualidad

Algunos personajes de ficción como Sheldon Cooper en la exitosa serie Teoría del Big Bang o el Doctor Who ayudaron a abrir el diálogo sobre el tema aunque no contribuyeron del todo a hacer cambiar la visión de marginalidad asociada habitualmente a las personas asexuales. Estos personajes, aislados y vistos como “rarunos” demuestran hasta qué punto el camino por recorrer en este ámbito es aún largo…

CONTINÚA LEYENDO