Raquel González: «La belleza no significa solo aplicarse un labial, es mucho más»

Hablamos con la fundadora de Pure Skincare, la empresa familiar que nació de la pasión y dedicación absoluta a las pieles, sobre la belleza, el empoderamiento ¡y mucho más!

Fundadora de Pure Skincare, la empresa familiar que nace de la pasión y dedicación absoluta a las pieles, Raquel, ingeniera técnica de carrera, decide poner rumbo a su vida a través del sector de la cosmética yendo a un paso más allá para, como una auténtica Beauty Hunter, descubrir las mejores marcas de autor de la cosmética nicho, con gran renombre e importancia internacional respaldadas por innumerables patentes, pero con poca presencia en el mercado nacional y traerlas a España. "Para mí, las pieles de las personas cuentan historias. Su piel es la carta de presentación de su estilo de vida y un delator, incluso, de su estado de ánimo, de su rutina alimentaria, de sus niveles de estrés, o de los traumas vividos", admite. Hablamos con ella sobre la belleza ¡y mucho más! 

¿Cómo empezaste a trabajar en el mundo de la belleza?

Empecé siendo muy joven porque mi sueño siempre había sido trabajar en este sector. Aunque me gustaban mucho la biología y la química, tenía claro que quería dedicar mi vida a la cosmética y así se lo trasmití con tan solo 16 años a una formadora de Chanel, en la perfumería en la que trabajaba al tiempo que estudiaba, por lo que se puede decir que llevo toda mi vida laboral dedicada a la belleza.

¿Qué significa la belleza para ti?

Para mí la belleza es salud, y en cierto modo, orden. Es salud física y mental porque ambas están íntimamente relacionadas. La belleza no significa solo aplicarse un labial, significa cuidar de todas nuestras rutinas para mostrar nuestra mejor versión. Es obviamente el aseo, pero también es el hecho de  perfumarse, peinarse, mimar pies y manos, cuidar la piel, seleccionar bien nuestros alimentos e incluso nuestro estilo de vida.

¿Cómo empodera la belleza a las mujeres?

En realidad, lo visualizo al revés, cómo nos desempodera el hecho de no cuidar nuestra imagen. Aunque hay mujeres que no parecen tener la belleza como prioridad, debemos analizar qué imagen transmitirían y qué poder ejercerían sobre los demás si Angela Merkel, Kamala Harris o Christine Lagarde no proyectaran una estética detalladamente estudiada.

¿Cómo crees que ha cambiado el mundo de la belleza en los últimos años?

Sin lugar a dudas, la belleza es un ámbito que evoluciona constantemente, avanza y aplica innovaciones cosméticas que van en paralelo con la biomedicina y la farmacia, pero si debo destacar un cambio importante en el mundo de la belleza, me centro en el cambio de comportamiento del consumidor, especialmente tras la pandemia, cuando hemos notado un mayor interés por el cuidado personal y, más en concreto, por soluciones cada vez más efectivas.

¿Crees que el hecho de ser mujer te ha condicionado de alguna manera a nivel profesional?

Considero que nuestro sector está igualmente representado por hombres y mujeres, la mujer desarrolla papeles muy importantes desde la investigación, la producción, hasta la comercialización, y creo que es por ello que nunca me he sentido condicionada a nivel profesional. Más bien, la dificultad se encuentra en destacar entre mujeres sumamente emblemáticas en el mundo de la belleza.

Magdalena Fraj

Magdalena Fraj

Periodista de vocación, amante de la moda y 'beauty junkie'. Con 5 años me convertí en la estilista de mi madre y en ese momento descubrí lo que quería hacer con mi vida. Soy de las que todavía siguen viendo 'Sexo en Nueva York' en bucle y que aún suspiran por un libro en papel. En mi tiempo libre me pierdo por las calles de Madrid en la búsqueda de los mejores restaurantes italianos.

Continúa leyendo