Un clérigo saudí apoya la renuncia al uso obligatorio de abaya

Es la primera vez en la historia del país que una figura religiosa toma partido públicamente contra esta convención. ¿Un primer paso hacia la libertad total?

Abaya

Prohibición de bañarse, de viajar, de abrir una cuenta bancaria... Son numerosas las restricciones que incumben a la mujer en Arabia Saudí. Una de ellas, y quizá la más difícil de llevar, es la del uso de la abaya, una túnica larga y opaca, destinada a cubrir la ropa. El objetivo es claro y sencillo: seguir los preceptos musulmanes según los que una mujer tiene que permanecer discreta. Un miembro del Consejo Superior de Ulemas, el respetado jeque Abdalá al Mutlaq, tomó partido por primera vez en contra de esta restricción extrema: "Más del 90% de las musulmanas devotas de todo el planeta no usan 'abayas'. No deberíamos forzar a la saudíes a que la lleven". Aunque la figura religiosa apoye el uso de una vestimenta modesta y discreta, considera que no debería ser obligatorio el uso de esta túnica en concreto, que apenas deja un hueco para respirar.

Sus declaraciones han provocado un auténtico revuelo en las redes sociales. Mientras que algunos usuarios aplaudieron sus declaraciones y esperan que se aplique la norma que exime a las mujeres, otros han denunciado esta toma de libertad que va en contra de la tradición y cultura musulmana. ¿Y las mujeres? Son muchas las que intentan desde hace años desafiar la ley que establece el uso obligatorio de la vestimenta. A principios de 2016, una activista fue detenida por no llevar en público la abaya en el centro de Riad.

Esta toma de partido se enmarca en el proceso de apertura progresiva del estatuto de la mujer en Arabia Saudí llevada a cabo por el príncipe heredero Mohamed bin Salman. Tras años de lucha, las mujeres están a punto de adquirir el derecho de conducir. La ley, aprobada en 2017, se aplicará el próximo verano. En la actualidad, solo pueden conducir motos en compañía de su tutor, "marham".

De igual manera, pudieron acudir por primera vez a un concierto en diciembre de 2017 y a principios de enero, tuvieron la posibilidad de asistir a un partido de fútbol. Hasta ahora, no gozaban de este derecho para supuestamente no escuchar los insultos y gritos de los hombres en los estadios. Arabia Saudí fue el último país del mundo en permitir a las mujeres votar en 2015. El camino por recorrer es aún largo para la emancipación total.

CONTINÚA LEYENDO