Boris Johnson compara a las mujeres con burka con "buzones de correos"

El ex alcalde y ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido añadió, en el marco de una entrevista para el Daily Telegraph, que el burka era ridículo y extraño, relanzando la polémica sobre la islamofobia.

Boris burka

En el marco de un contexto de ascenso imparable de la extrema derecha, la Europa más dividida y fragilizada (en parte por su divorcio inminente con el Reino Unido) sigue siendo el escenario de polémicas religiosas. Ciudadanos como políticos toman posición sobre temas como el velo, sin filtros ni contemplaciones, prueba de una disfunción profunda de la sociedad. El Viejo Continente aún no parece haber encontrado las respuestas necesarias a fenómenos como la inmigración, pero sobre todo, no consigue favorecer una mayor cohesión y fluidez entre las comunidades culturales que conviven.

El pasado lunes, el ex alcalde de Londres y ex ministro de Asuntos Exteriores Boris Johnson firmó, en el popular diario Daily Telegraph, una columna en la que condenaba el burka afirmando que era “absolutamente ridículo que la gente opte por aparecer en público con aspecto de buzones o ladrones de banco”.

Boris burka
Theresa May. Foto: Getty Images

Pese a recalcar que “no se debe "decir a una mujer adulta libre lo que debe o no debe llevar en un espacio público", su publicación provocó un auténtico revuelo en la comunidad musulmana, pero también en otros partidos políticos, incluso conservadores. El fundador del Foro Musulmán Conservador, Mohamed Sheikh, dijo que el artículo de Johnson estaba “totalmente fuera de lugar”.

La diputada laborista Jess Phillips anunció que reportaría los comentarios del político a la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos. La primera ministra, Theresa May, instó por su parte al político que pidiera disculpas por sus declaraciones, animando a todos los ciudadanos a tener un especial cuidado con sus palabras y ser conscientes de lo que suponen, con el objetivo de mantener la cohesión y fraternidad. El presidente del Partido Conservador británico, Brandon Lewis, también instó al político, que dimitió como jefe de la diplomacia del Reino Unido a principios de julio, a disculparse. Según fuentes cercanas, no tiene intención de hacerlo.

Algunos miembros del Partido Conservador consideran que las declaraciones de Boris Johson no eran más que un arma de seducción para llegar a una franja más radical del electorado. En este sentido, Sayeeda Warsi, miembro conservador de la Cámara de los Lores, comentó que el político usaba a las mujeres musulmanas como un “balón de fútbol conveniente para tratar de mejorar sus cifras en las encuestas.

Político polémico

Boris burka
Theresa May. Foto: Getty Images

No es la primera polémica generada por el ex alcalde de Londres. Ferviente defensor del Brexit, había denunciado anteriormente la política defendida por la primera ministra, Theresa May, de seguir manteniendo estrechas relaciones económicas con la Unión Europea pese a la salida. Había ido incluso más allá al afirmar que la Unión Europea intentaba de todas las maneras posibles volver a su Imperio Dorado, refiriéndose incluso al periodo nazi: "Napoleón, Hitler y otros lo han intentado, y acaba de manera trágica. La UE es un intento de hacer eso con distintos métodos".

A finales de 2017, Boris Johnson se había también manifestado a favor de la tauromaquia, al afirmar que “prohibir las corridas de toros es llevar lo políticamente correcto a la locura”.

CONTINÚA LEYENDO