Clara Serra: "Cuando un hombre dice que es feminista, rompe muchos más estereotipos que una mujer"

Hablamos con la responsable del Área de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos en la Comunidad de Madrid sobre su partido, la situación de las mujeres maltratadas y de las trabajadoras sociales de las casas de acogida a cuatro días del consejo ciudadano de Vistalegre II

PODEMOS FEMINISMO

Clara Serra (Madrid, 34 años) es una de esas políticas de nueva hornada que prefiere gobernar a pie de calle, no desde el despacho. La responsable del área de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos en la Comunidad de Madrid es una de las elegidas por Iñigo Errejón para formar parte de su equipo de cara a Vistalegre II: el consejo ciudadano que se celebra los próximos días 10 y 11 de febrero en Madrid. 

A pocos días de que se decida parte del futuro del partido liderado por Pablo Iglesias, hemos charlado con ella sobre el universo femenino a través de la igualdad, la violencia machista y los estereotipos del feminismo.

Eres parte de Podemos, un partido en el que se aboga mucho por las políticas feministas. ¿Te sientes respaldada por tus compañeros hombres?
He de decir que me siento respaldada por muchas compañeras y compañeros; pero también me siento muy poco respaldada por muchas compañeras y compañeros. Creo que siempre es más responsable, de que se perpetúe el machismo, alguien con poder que alguien sin poder. Es decir, es mucho más responsable un profesor de una clase o un secretario general o dirigente de un partido. Si lo combate, es quien más cambia a todo el mundo. Quienes están siempre en las primeras filas, de un partido o una empresa, son los más responsables. Y he de decir que a veces, por las personas responsables, ni yo ni algunas compañeras nos hemos sentido del todo respaldadas. 

¿Algún ejemplo en concreto?
Que todos tus compañeros son feministas pero luego, en el día a día, como en el tema de las listas para el Congreso hay que bajar a unos cuantos hombres para subir a unas cuantas mujeres, ahí ya no te respaldan. Siempre hay una explicación de que “no es el momento”. Es decir, los compañeros son feministas en abstracto, no en lo concreto.

¿Qué medidas está tomando Podemos para que cambien las leyes en la Comunidad de Madrid, gobernada por el Partido Popular? 
Para la Ley de Violencia de Madrid, Podemos ha pedido que se modifique. La Asamblea de Madrid la aprobó por unanimidad; por eso ahora estamos empezando un trabajo por parte de todos los partidos en el que proponemos enmiendas para que se modifiquen aspectos de la ley. Pedimos que la denuncia no sea la condición de la ayuda y que no tenga que ser un juez o un policia el que posibilite el acceso de la mujer a la denuncia y lo pueda hacer un trabajador social o un médico. Ahora, una mujer va al médico y le ve moratones o sabe que es una mujer maltratada y no le puede dar ayudas. Un médico o un trabajador de puntos de ayuda a la violencia sabe mucho mejor lo que les pasa a las mujeres que un policía ante el que se declara para poner la denuncia unos 10 minutos.

¿El derecho civil no ampara la capacidad de decisión de médicos o trabajadores sociales?
No. Según la Comunidad de Madrid ellos no tienen potestad de redactar un certificado de condición de víctima. Es absurdo que no puedan elaborar este tipo de informes.

Los trabajadores sociales, entonces, tienen un papel limitado a pesar de toda su experiencia.
Ellos solo les pueden decir: tráeme una denuncia y una orden de un juez y yo te admito aquí. Lo que nosotros pedimos es que los trabajadores, que establecen relaciones de confianza y tienen formación, puedan

¿En cuánto tiempo estas enmiendas de las que hablas se podrían hacer realidad?
Pues mira, el Partido Socialista está amenazando con tirar esta enmienda porque siempre quieren ser los abanderados de este tipo de acciones. El PSOE siempre ha sido el partido feminista de este país, nadie le ha disputado ese trabajo. Como el PSOE no ha sido quien ha impulsado esta reforma de la ley en Madrid, digamos, que no es el que más va a trabajar para que las reformas salgan adelante. Es política electoral. Si trabajamos bien en la comisión estas reformas, en unos meses, podrían estar aprobadas. Pero dependen de si el partido socialista quiere colaborar o no.

¿Cuál es el papel del resto de partidos de la Asamblea de Madrid? 
El PP siempre se ha olvidado de las políticas en favor de las mujeres. Lo que hay que cambiar son los recursos porque si no tenemos dinero para atender a las mujeres no se puede hacer nada. Ahora mismo, las trabajadoras de la Comunidad de Madrid que atienden a mujeres en casa de acogida te cuentan que no hay calefacción, que ellas están con contratos de animadoras socioculturales para que se les pague 800 euros. Hay una explotación laboral enorme. Ni siquiera les pagan nocturnidad.

¿Estas casas de acogida son públicas o privadas?
Para ahorrar lo que se hizo ha sido externalizar el servicio para que la Comunidad de Madrid no tenga que gastarse dinero. Por eso, las empresas compiten para llevarse la adjudicación del contrato para gestionar la casa de acogida. Se compite por el precio más bajo y así, la empresa que ofrezca el precio más bajo se lleva la licitación.

¿Funciona como una lonja de pescado esta asignación? ¿No hay concurso?
El único criterio es el precio. 

¿Qué historias te llegan desde las casas de acogida?
Me contaban trabajadoras de casas de acogida que muchas mujeres víctimas de violencia están tan destrozadas del maltrato que, cuando van a denunciar, no saben qué quieren denunciar porque llegan en estado de shock a la comisaría después de que les hayan dado una paliza. Algunas no saben lo que les ha pasado, tienen las últimas 24 horas en blanco… Entonces, cuando una mujer va a denunciar tiene que estar fuerte y segura. No solo por una paliza, si no por años de maltrato. Por eso, es importante dar ayuda antes de la denuncia.

¿Cómo se organizan a la hora de ir a declarar las mujeres al juzgado una vez que ya viven en la casa de acogida? Me han dicho cosas tan bestias como que cuando alguna mujer de la casa tiene que ir a juicio, en vez de que un experto venga, las coja y las lleve al juzgado son las mismas trabajadoras quienes las acompñan. Eso es muy peligroso porque en el juicio está el agresor. El agresor no debe de identificar a la trabajadora. Es fundamental el anonimato de las trabajadoras y de la ubicación de la casa para que no vayan los agresores. Lo cual es tremendo porque como he dicho antes estas profesionales tienen un contrato de animadora sociocultural. 

¿Qué iniciativas hay que tomar para concienciar a la sociedad?
Hay que utilizar un lenguaje que entienda todo el mundo. Hay que hacer entender que una vida libre de violencia es algo de sentido común. Que no se vea que el feminismo es una cosa de expertas. Sino que, en realidad, es una cuestión de derechos humanos que cualquier persona lo entendería. Cuando un hombre dice que es feminista, rompe muchos más estereotipos que una mujer. Hace mucha falta este tipo de hombres.

¿Cuál es tu definición de feminismo?
Me gusta la definición de Angela Davis que dice: “El feminismo es la idea radical de que las mujeres somos personas”. Que es decir en una misma frase que queremos algo muy simple pero que todavía queda mucho por conquistar.

Hay una idea generalizada de que las feministas están siempre enfadadas, que no les gustan los piropos, que son lesbianas… ¿Qué se puede hacer para cambiar estos estereotipos?
Creo que este estereotipo es enemigo y viene de largo. Pasó con las sufragistas, que pedían el derecho al voto. Siempre que una mujer pide algo revolucionario y dice ‘esto no está bien’ se provocan reacciones que les acusan de estar enfadadas, que no están bien, que tienen ira… Siempre les digo a mis compañeras que aunque hagan una caricatura injusta tenemos que combatirla. Cuando haya humor machista hay que contrarrestarlo con sentido del humor feminista. Es excelente que cada vez el feminismo sea algo más inclasificable, que haya todo tipo de mujeres feministas. 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS