Opinión

¿Iría mejor el mundo si gobernaran las mujeres? Según Obama, sí

En una conferencia sobre liderazgo en Singapur, el expresidente comentó que si durante dos años las mujeres gobernaran, el mundo sería un lugar mejor. La calidad de vida incrementaría. Las mujeres, dijo, son “indiscutiblemente mejores que los hombres”.

columna obama killing eve
La actriz Jodie Comer, en una imagen de la primera temporada de 'Killing Eve'.

En alguna semana de la moda de 2018, la diseñadora de complementos Amèlie Pichard paseó por las calles de París con una baguette debajo del brazo. Tenía sentido. El pan es el único accesorio que va con todo. En 2019, creó el bolso. Es de madera de acacia lacada. 450 euros. Está agotado. En 2020, Pichard ha escrito que "vivir en París es vivir en el pasado". Ante las ocurrencias de alguien que transforma el pan duro en una etiqueta de tres dígitos solo queda rendirse. Pero dijo una vez Garci que vivir en el pasado es como ir en el vagón silencio del AVE. Nadie te molesta.

En el que me he quedado atrapada yo, sí. En este pasado hay zumo de manzana que en copas de plástico finge ser champán, personas que chillan en playback y otras que llevan vestidos de pedrería. Las galas de Nochevieja son una cosa tristísima, como el último día de una gripe o un domingo entero en pijama. La copresentadora de la de TVE gritó, entre una poeta-cantante y una niña que puso a prueba la resistencia al sonido del cristal (el de los focos), "¡vivan las mujeres!".

obama columna jodie comer
El expresidente de Estados Unidos Barack Obama, defensor del buen juicio de las mujeres. Gtres.

"Hasta los años 90, el FBI negaba su existencia. Una mujer, decían, no podía matar de forma reiterada".

Obama lo habría coreado. En una conferencia sobre liderazgo en Singapur, el expresidente comentó que si durante dos años las mujeres gobernaran, el mundo sería un lugar mejor. La calidad de vida incrementaría. Las mujeres, dijo, son “indiscutiblemente mejores que los hombres”. Y al subirlas al pedestal, las sacó de la pista. En la mitificación de las mujeres está su deshumanización. En la glorificación femenina, la idea de la feminidad deja el rosa, desecha la prohibición de las palabrotas y del despatarre público y se convierte en justicia, compasión y honradez atornilladas al carácter. Del útero al cielo.

Que ojalá. Así Tori Telfer no tendría que haber escrito Damas asesinas (Ed. Impedimenta). En capítulos breves, en forma de ensayo, la periodista ha recopilado a las más funestas asesinas en serie de la historia. Hasta los años 90, el FBI negaba su existencia. Una mujer, decían, no podía matar de forma reiterada. O sí, pero por alguna filia sexual o desequilibrio mental. Cancelaban su capacidad para hacer el mal. Su voluntad estaba capada. Las aplanaban, les rasuraban la psique. Como el personaje de Jodie Comer en Killing Eve, en la comisión de lo inhumano Telfer celebra su humanidad. Libera en las mujeres el reconocimiento de la tendencia al mal. Devuelve un potencial del que la sobrecompensación actual a ratos intenta incautarse. Uno que rellena de grises y que da cuerpo. Y que solo no usarlo es buena señal. Como las chanclas de goma y los medicamentos.           

Charo Lagares

Charo Lagares

Iba para registradora y le dio por pensar que el dinero no daba la felicidad. Ahora quiere ser como Dorothy Parker. Solo ha conseguido sus ojeras.

Continúa leyendo