Decathlon decide finalmente no comercializar "hiyabs de carrera"

La marca de deporte francesa pensaba los pasos de Nike poniendo a la venta un hiyab para practicar deporte, respondiendo según la marca a una demanda cada vez creciente. Ha renunciado ante la presión social.

Unsplash

 ¿Hiyab, símbolo de libertad o confinamiento? La polémica ha vuelto a llegar a su punto álgido. La marca de deporte francesa Decathlon ha anunciado finalmente que no sacaría a la venta su modelo de hiyab de carrera, ante la presión social. 

Tras las llamadas al boicot de varios políticos, entre ellos la ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, y usuarios en redes, el portavoz de la firma, Xavier Rivoire, anunció ayer de forma inesperada que no comercializaría el producto debido a la polémica. Horas antes, justificaba su puesta a la venta en nombre del acceso universal al deporte. Un vuelco de lo más sorprendente que confirma la crisis que está viviendo la firma.

Aunque la marca no hubiera sido la primera en hacerlo, Nike ha sacado a la venta anteriormente un producto parecido, su anuncio encendió la pólvora. Algunos usuarios y organismos lamentaron de forma masiva la iniciativa. La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad había denunciado, de hecho, a través de un comunicado el "apartheid sexual" perpetuado por Decathlon que impulsa el "confinamiento de mujeres en Irán, Argelia y Arabia Saudí promocionando un modelo de islamismo femenino".

También te puede interesar:
Decathlon

La marca había argumentado que no solo pondría a la venta este producto en Francia sino en varios países europeos ante la importante demanda de las usuarias que pretenden mantener la cabeza y el cuello escondidos en nombre de sus creencias. Decathlon tenía previsto comercializar el producto en tres tamaños a finales de marzo, con el objetivo de hacer la práctica deportiva más accesible a todas. Tal y como lo recalcaba la ficha técnica del producto previsto, había sido aprobado por más de veinte mujeres que usan habitualmente hiyab. Se encontraba hasta ahora disponible en algunos países como Marruecos.

La banalización de los artículos de moda destinados a mujeres musulmanas se ha intensificado pese a las polémicas en los últimos años. Nike sacó a la venta en diciembre de 2017 su propio modelo de hiyab mientras que algunas marcas como Marks & Spencer se lanzaron a por el mercado del burkini. Según las previsiones del informe económico anual de Thomson Reuters, el mercado de la moda destinada al público musulmán debería alcanzar los 484 mil millones dólares este año, confirmando su posicionamiento económico en el ámbito de la moda.

CONTINÚA LEYENDO