El truco que demuestra que en Instagram no es todo como parece

Ángulos, posturas... la clave de una fotografía en Instagram no es el cuerpo, sino cómo se capta la foto. Y las Instagramers (por fin) han desvelado el secreto.

deporte

En la vida no es oro todo lo que reluce, y mucho menos en Instagram, donde estamos acostumbradas a ver cuerpos perfectos, tonificados, estilizados y que parecen de ciencia ficción. Quizás no nos alejemos tanto de esa última afirmación a tenor de lo que nos ha demostrado una instagrammer australiana con tan solo una imagen. Una foto que demuestra uno de los truquitos que tienen muchos (y muchas) para salir ganando en ellas.

GirlxFit es el nombre en Instagram de una usuaria adicta al fitness y a la preparación física, que en un ataque de honestidad quiso hacer “un llamamiento a la realidad”, para no confundir a quienes piensan que todo es perfecto en torno a las fotos que se ven en la red social preferida de los famosos. Y lo hizo subiendo dos imágenes enfrentadas a las que tan solo separaban unos pocos segundos. En una aparecía con el abdomen tonificado y en otra relajado.

“Instagram vs. La vida real. No es una foto de transformación, me las hice con solo unos segundos de diferencia”. Para poco después confesar su truco: “A la izquierda estoy flexionando con fuerza mis músculos abdominales y en la de la derecha ni siquiera estoy empujando hacia afuera, simplemente estoy relajada como me podrías encontrar en cualquier otro momento del día.  Esto es solo un llamamiento a la realidad”.

Una realidad que nos afecta a todos por igual. Incluso la modelo #bodypositive, Iskra Lawenrence ha demostrado en numerosas ocasiones a través de fotografías en su cuenta de Intagram que el secreto de todo reside en la postura y que no nos debemos dejar en engañar ni buscar estereotipos imposibles a partir de las instantáneas de los demás.

La modelo, que hace seis o siete años llevaba una talla 36, ha explicado en numerosas ocasones que la delgadez no es sinónimo de salud. Y es que, ella antes no llevaba una vida sana y estaba obsesionada por la extrema delgadez que conseguía a golpe de Photoshop. Ahora, con algunos kilos más se siente mejor que nunca en su propio cuerpo y se ha convertido en una auténtica activista a favor del movimiento curvy.

 

Bajo el hashtag #everyBODYisbeautiful la modelo comparte instantáneas motivadoras de su día a día enseñando su figura tal cual es y invitando a sus seguidores a deshacerse de los complejos por el físico.

En una de sus últimas publicaciones de Instagram mostraba la mentira del famoso thigh gap, la tendencia que ponía de moda un hueco entre las piernas entendidio como sinónimo de delgadez. "No tengo un hueco entre los muslos, pero a quién le importa. Todos pensamos que queremos cosas diferentes y deberíamos, porque todos somos diferentes. No hay una manera incorrecta de hacer las cosas, solo haz todo lo posible por estar sano y feliz contigo mismo. No seré la primera en deciros que las fotos son sobre todos luz y ángulos. Recuerda siempre que las redes sociales no son la vida real y nunca dejes que nadie, ni niguna foto te haga sentir inseguro. Si tu no luces como ellos ni ellos como tú, no te preocupes, no pasa nada. Tú estás destinado a ser tú mismo, no una copia de nadie. Tú cuerpo es tu casa y deberías respetarlo, cuando lo cuidas, es cuando suceden cosas maravillosas".

Y no podemos estar más de acuerdo.

 

CONTINÚA LEYENDO