Educar niñas poderosas previene la violencia de género

Dos de nuestas grandes expertas sobre educación y feminismo: Luz Martínez Ten y Sara Berbel nos confirman que hay que eliminar la palabra "mandona" del vocabulario y fomentar el liderazgo de las niñas.

Video Run Like a Girl

Varias voces, algunas de ellas muy conocidas, se han levantado para que no se traten de rebajar las actitudes de liderazgo entre las niñas. Ya lo decíamos en nuestro reportaje Educar para empoderar: animar a las niñas a que sean fuertes incluso previene la violencia de género. Hablamos con dos expertas sobre la verdadera importancia de educar a las niñas en el empoderamiento. Sara Berbel es una experta en liderazgo y desarrolla su trabajo en el proyecto de empoderamiento personal Empowerment Hub y Luz Martínez Ten trabaja diréctamente con jóvenes y adolescentes al frente de Educando en Igualdad y es doctora en políticas sociales.

¿Creéis que el empoderamiento debe trabajarse desde la infancia? ¿Con qué herramientas?

Sara Berbel: Sin duda. Es imprescindible aprender a relacionarse sin miedo con el poder, entendido como autonomía para controlar la propia vida y como capacidad de realización, desde la infancia: diría más, desde que nacemos. A veces cuando nos damos cuenta y queremos cambiar ya es demasiado tarde.

Las mejores herramientas son la relación que establecemos con nuestros hijos, en las que debemos colocar en las niñas expectativas de éxito profesional; el tipo de juguetes que les regalamos, orientados al desarrollo creativo, intelectual y científico (no específicamente a las tareas domésticas, moda y belleza como hasta ahora); incorporar referentes mujeres en los libros de texto, en la historia, en la ciencia y en todas las explicaciones públicas y privadas que se hagan

Luz Martínez Ten: En la actualidad, niñas y niños comparten aulas, patios y contenidos, sin embargo, las investigaciones existentes sobre el fomento de la igualdad de oportunidades desde el ámbito educativo nos confirman que chicas y chicos no son tratados de la misma manera. Necesitamos visibilizar las aportaciones, saberes y a las mujeres que hicieron avanzar la sociedad. Por otra parte es también importante hacer visible lo que sucede en el curriculo oculto de la educación, hoy por hoy, como decíamos se sigue tratando de manera diferente a chicas y chicos. Las expectativas son distintas y en función de ellas los comportamientos también.

¿De dónde sale la falta de empoderamiento de las mujeres, por qué nos cuesta más pedir un aumento, por ejemplo? ¿Crees que verdaderamente hace falta un esfuerzo educativo para fomentar el liderazgo en las niñas?

Sara Berbel

S.B.: El lenguaje no es más que un reflejo de nuestra sociedad. Desde que nacemos las niñas estamos educadas para comportarnos de acuerdo a lo que se espera del género femenino: encantadoras, bellas, sumisas, comprensivas, consensuadoras... y todos los estudios que tenemos muestran que esto no ha cambiado apenas. Como nuestras expectativas laborales y profesionales son bajas, las mujeres suelen estar más satisfechas que los hombres con los sueldos que se les ofrecen, y por eso reclaman menos aumentos.

Este tipo de campañas hasta ahora se han dado sobre todo en países en vías de desarrollo para empoderar a las mujeres. También últimamente en EEUU con Ban the bossy y Run like a girl ¿Conoces alguna iniciativa de este tipo en España? ¿Crees que lo que reivindican, la necesidad de empoderar a las niñas y las adolescentes, está también vigente en nuestro entorno?

S.B.: Estas iniciativas son muy interesantes porque focalizan en la capacidad de las niñas de llegar lejos en sus vidas y ser independientes económicamente, sin ceñirse al estereotipo clásico "femenino". En España no hay ni ha habido ninguna campaña nacional ni importante en ese sentido. Se han realizado programas desde las administraciones autonómicas y locales (por ejemplo, en Cataluña realizamos el programa "Ni más ni menos, iguales" para tod@s los adolescentes de institutos de secundaria) pero serían necesarias campañas a nivel de todo el estado y con gran impacto, como las que se realizan contra la violencia de género. En realidad, el empoderamiento en las niñas es también una medida preventiva contra la violencia.

Luz, ¿qué trabajo hacen específicamente con niños y adolescentes desde Educando en Igualdad?

Luz Martínez Ten

L.M.T.: Realizamos distintas actividades. Formación del profesorado sobre coeducación y prevención de violencia contra las mujeres, materiales didácticos sobre historia de las mujeres, lenguaje no sexista, por una orientación educativa sin estereotipos, investigaciones, talleres con el alumnado, campañas de sensibilización, publicaciones que pretenden fomentar el respeto, el reconocimiento y la convivencia. 

¿Qué consecuencias tiene para las niñas a medio plazo? ¿Creéis que es una herramienta para que las adolescentes detecten esos comportamientos de control que están muy lejos de estar superados?

S.B.: El empoderamiento es, efectivamente, una medida preventiva contra la violencia de género porque lleva a las niñas a rechazar situaciones de dependencia afectiva y a ser mucho más libres y seguras en sus relaciones con los chicos. Un buen nivel de autoestima y de seguridad en sí misma, además de unas expectativas elevadas en cuanto a su futuro, impedirán que las niñas cedan constantemente a las imposiciones de sus parejas.

L.M.T: Los estudios demuestran que la formación incide en el cambio de actitudes, la prevención de la violencia y la construcción de relaciones más justas y equitativas. Aquí queremos destacar no se trata sólo de conocer las señales de peligro, sino que debemos aprender a amar en igualdad. Si lo piensas, nuestros adolescentes aprender a amar a través de las series, los videojuegos, las películas o las revistas. Las personas adultas no solemos sentarnos a contestar sus dudas, preguntas o inquietudes. Parece que hablar de amor fuera algo proscrito que tienen que aprender entre iguales. Nuestra experiencia en institutos nos ha demostrado que hay una gran necesidad de por aprender a amar con buenos tratos. 

¡Apúntate a la 3ª Carrera Hay Salida contra la violencia de género!

¿Quieres comprometerte a construir una sociedad libre de violencia contra la mujer? Nosotros sí, y por eso te animamos a que participes en la 3ª Carrera Hay Salida contra la violencia de género. La organizan desde la revista Mía, siempre volcada en ayudar a las mujeres, y ellos te piden que no te quedes al margen de la terrible realidad que viven muchas de ellas: el maltrato machista. El plan es correr seis kilómetros el próximo 12 de junio en Madrid en defensa de una sociedad igualitaria y libre de cualquier tipo de violencia sobre las mujeres, además de demostrar apoyo a aquellas que sufren malos tratos. ¿A qué esperas para apuntarte?

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS