El país en el que las mujeres recogen cada día el plástico

Miles de toneladas de plástico son desechadas cada día. the body shop ha logrado concederles una nueva vida. También a sus recolectoras.

Dos recolectoras muestran el resultado de su trabajo en Bangalore. Foto: The Body Shop.

Dentro de 20 años, sostienen algunas predicciones, habrá más plástico en el mar que peces. La contaminación que genera obliga a muchas personas (mujeres, en su mayoría) a recogerlo como forma de vida. Interceptar y clasificar plásticos es su trabajo. Gracias a una iniciativa de The Body Shop, estos residuos son reciclados con la ayuda de recolectoras que, mediante esta labor, encuentran un camino por el que comienzan a valerse por sí mismas. Se dignifican.

 

Lucha y vida

Más de tres mil millones de personas viven sin un servicio regular de recogida y gestión de residuos. Hablamos de la mitad de la población mundial, lo que ha dado lugar al nacimiento de una economía sumergida que emplea a personas que se sitúan por debajo del umbral de la pobreza: recogen residuos sin tratar y, de esta manera, logran evitar que acaben navegando por los ríos y océanos.

El compromiso de The Body Shop aspira a dignificar el trabajo que estas mujeres llevan, desde hace años, a cabo. De este modo, en India la marca apuesta por personas como Annamma, que lleva recogiendo residuos desde hace 30 años. Empezó cuando apenas era una niña y ahora es la encargada del Centro de Recogida de Residuos Secos en Bangalore. Con los beneficios derivados de sus ingresos, ha podido brindar una educación superior a sus hijos. A los mandos del centro se encuentra Hasiru Dala (en canarés, "brigada verde"), un organismo creado por The Body Shop para ofrecer a los recolectores de residuos una identidad oficial en Bangalore, lo que les permite luchar pos sus derechos y por garantizarse un sitio justo en la sociedad.

El proyecto consiste en fabricar sus primeras botellas de plástico reciclado de Comercio con Comunidades, que se lanzaron de forma efectiva el Día Mundial del Comercio Justo, el pasado 12 de mayo, con el objetivo de afrontar la crisis del plástico y otorgar reconocimiento a las mujeres que se dedican a la recogida de residuos sin tratar.

Foto: The Body Shop

En este primer año de proyecto, The Body Shop planea comprar más de 250 toneladas de plástico reciclado de Comercio con Comunidades. ¿Su destino? Reciclarlas y darles una nueva vida. Si todo sale bien, el plástico que estas mujeres rescatan a diario se convertirá en casi tres millones de botellas de champús y acondicionadores antes de que acabe 2019.

La empresa hace especial hincapié en la defensa activa de los derechos humanos. Quieren, explican, contribuir a dignificar a las personas, en especial a las mujeres, y también, si es posible, proteger de paso el planeta. "Nuestra nueva colaboración con Plastics for Change, así como con nuestros otros socios, no solo ayudará a los recolectores de residuos, sino que también defenderá el plástico como un recurso valioso cuando se usa de forma responsable", cuenta Lee Mann, Global Manager de Comercio con Comunidades en The Body Shop. Y es que solo en la región de la India se recogen más de 6.000 toneladas de plástico de forma diaria.

Continúa leyendo