Toma conciencia del cáncer de ovario: ¿se puede ser madre después de sufrirlo?

¿Por qué no se habla del cáncer de ovario? A raíz de la intervención de Sara Carbonero, esclarecemos tus dudas sobre esta enfermedad sobre la que hay escasa conciencia, porque, por ejemplo, no existe test de exploración

Photo by rawpixel.com from Pexels

Cada año se diagnostican 230.000 nuevos casos de cáncer de ovario en todo el mundo, lo que supone el 5% de los tumores femeninos. En España, dicha afección alcanza a 3.300 mujeres, de ahí la importancia de realizar revisiones ginecológicas continuas para una detección temprana de esta enfermedad que ocupa el sexto lugar entre los tumores malignos que afectan a la mujer, por detrás del cáncer de mama, cáncer de colon, cáncer de pulmón, cáncer de útero y de los linfomas.

Con ello, se quiere aumentar el conocimiento y experiencias para prevenir a las mujeres sobre síntomas y causas de este cáncer, ya que no existe una prueba de exploración, como puede pasar con el de mama. Anualmente un cuarto de millón de mujeres de todo el mundo son diagnosticadas con cáncer de ovario, siendo esta enfermedad responsable de 140.000 muertes cada año.

Es el cáncer femenino con menor tasa de supervivencia

Las estadísticas indican que solo el 45% de las mujeres con cáncer de ovario probablemente sobrevivan cinco años en comparación con el 89% de las mujeres con cáncer de mama. Las mujeres de países desarrollados y en vías de desarrollo se encuentran afectadas de forma similar por el tumor.

Pese a que el perfil de mujeres afectadas por este tipo de cáncer se sitúa por encima de los 45 años, el riesgo de padecerlo a edades más tempranas, aunque es más bajo, va en aumento. Mujeres en edad fértil que en muchas ocasiones encuentran en las técnicas de reproducción asistida la esperanza para poder cumplir el sueño de ser madres tras superar su cáncer.

Los síntomas del cáncer de ovario

Los síntomas del cáncer de ovario se confunden a menudo con trastornos de menor gravedad tales como molestias gastrointestinales. Los síntomas incluyen:

• Aumento del tamaño abdominal e hinchazón permanente (no hinchazón intermitente)
• Dificultad en la ingesta / sentirse llena con rapidez
• Dolor abdominal o pélvico
• Necesitar orinar con más urgencia o mayor frecuencia

La maternidad tras el cáncer de ovario

Photo by Janko Ferlic from Pexels

“La vitrificación de ovocitos supuso una ventana abierta para las pacientes con cáncer que iban a recibir tratamiento con quimioterapia, mitigando las consecuencias de esta sobre el ovario y permitiéndoles tener la opción de intentar la consecución de un embarazo con sus propios gametos una vez superada su enfermedad, de forma que hoy en día nadie discute la conveniencia de las técnicas de preservación de la fertilidad como parte integral de los tratamientos oncológicos”, comenta el doctor Javier Domingo, director de IVI Las Palmas y Tenerife, y Coordinador del Programa de Preservación de la Fertilidad de IVI.

Ocurre que cuando se trata de cánceres ginecológicos como endometrio, cérvix u ovario, el tratamiento e incluso el estadiaje de la enfermedad conlleva habitualmente la realización de cirugías pélvicas en las que se comprometen los órganos reproductivos, siendo muy difícil la posibilidad de preservar la fertilidad. Cuando estos cánceres ocurren en mujeres jóvenes que aún no han tenido descendencia, y siempre en estadios tempranos, normalmente se plantea la realización de una cirugía conservadora, manteniendo las posibilidades de embarazo.

De todos los cánceres de ovario, el 12% se diagnostican en menores de 44 años, y la gran mayoría se encuentra en estadios avanzados. Se considera que un 20% de los cánceres de ovario podría ser subsidiario de tratamientos para preservar la fertilidad. No obstante, es importante conocer que existe esta posibilidad y que, según el caso, la preservación de la fertilidad abre una vía para que estas mujeres puedan ser madres en un futuro”, añade el Dr. Domingo.

Continúa leyendo