La doble tragedia de las refugiadas sirias

Según Amnistía Internacional, la mayoría de mujeres refugiadas sufren acoso sexual en su huída de la guerra.

Refugiadas sirias

La tragedia de los refugiados sirios va mucho más allá de la huída de la guerra. Arrastran la separación o la pérdida de los suyos, la incertidumbre sobre el futuro, los peligros del camino hacia un lugar lejos de las bombas. En el caso de las mujeres, además en la mayoría de los casos, se añade a cada situación personal, la lacra del acoso sexual.

Según un reciente informe de Amnistía Internacional las mujeres y las niñas refugiadas que huyen de Siria e Iraq que intentan llegar a Europa sufren violencia, agresiones, explotación y acoso sexual en todas las etapas de su viaje, incluido el territorio europeo.

La organización se entrevistó con 40 mujeres y niñas huidas a través de Turquía y Grecia   Todas ellas dijeron haberse sentido amenazadas e inseguras durante el viaje y añadieron que, en casi todos los países de su recorrido, los traficantes, el personal europeo de seguridad (policías, guardias de fronteras...) u otros refugiados las habían sometido a malos tratos físicos y explotación económica, las habían manoseado o las habían presionado para que tuvieran relaciones sexuales con ellos.

Las refugiadas se ven hacinadas en campos con otros refugiados que a menudo las agreden, por un lado. Por otro, sus necesidades más básicas las hacen vulnerables a los traficantes de personas que les ofrecen ropa de abrigo, transporte o comida a cambio de favores sexuales, según relataron las mujeres entrevistadas por Amnistía Internacional.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS