La sentencia a La Manada, al descubierto: la víctima fue agredida hasta 10 veces

El Supremo ha publicado la sentencia de la Manada, condenada por agresión y no abuso

Gtresonline

El pasadp 21 de junio fue un día histórico para la Justicia en España. El Tribunal Supremo elevaba de 9 a 15 años la pena de prisión para cada uno de los miembros de la Manada. Los jueces consideraron más que probado que el caso de La Manada fue una agresión sexual en grupo y no un simple abuso sexual, como dictó el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (que ratificó la de la Audiencia de Navarra), el pasado año.

José Angel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Ángel Boza, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero, los cinco amigos que atacaron a una joven en los San Fermines de 2016 ya se encuentran en la cárcel después de que los magistrados del Supremo calificara los hechos ocurridos en Pamplona hace tres años como un delito continuado de violación. Además, el tribunal aplicó dos agravantes más que elevaron la pena de los condenados: trato vejatorio hacia la víctima y actuación conjunta de dos o más personas.

 

 

Antonio Manuel Guerrero, el Guardia Civil miembro del grupo, pasará dos años más en la cárcel (17 en total) por el robo con intimidación del móvil de la joven. El tribunal también incrementó hasta los 100.000 euros la indemnización por responsabilidad civil a la que tiene derecho la joven afectada, que los condenados tendrán que abonar colectivamente.

El Supremo ha publicado hoy la sentencia completa, en la que, a lo largo de 133 páginas, los cinco magistrados argumentan su decisión y respaldan que lo sucedido fue una violación en grupo. "El silencio de la víctima solo se puede interpretar como una negativa", dicen. Según el Supremo, la víctima sufrió una "situación intimidante" que hizo que ella misma "adoptara una actitud de sometimiento, haciendo lo que los autores le decían que hiciera ante la angustia e intenso agobio que la situación le produjo por el lugar recóndito, angosto y sin salida en el que fue introducida a la fuerza".

Según los jueces, la Manada actuó con pleno conocimiento de que sus acciones atentaban contra la libertad sexual de la víctima, a la que llegaron a agredir sexualmente hasta en 10 ocasiones en un periodo de tiempo de 1 minuto y 38 segundos. A los condenados "les resultó indiferente que esta se encontrara totalmente desprotegida y vulnerable", concluye la sentencia.

Gtresonline

El texto ha sido públicamente discutido por Agustín Martínez, abogado de La Manada, que desde el comienzo del proceso judicial ha pedido la total absolución de sus defendidos al considerar que las relaciones sexuales fueron consentidas en todo momento, aunque la víctima no pidiese a los condenados que pararan.

Una sentencia histórica

La decisión del Supremo se corresponde con lo que habían demandado las acusaciones y la gran mayoría de partidos políticos, jueves y colectivos de mujeres.

Cuando en abril de 2018 la Audiencia Provincial de Navarra consideró que el caso en cuestión había sido un abuso sexual y no una violación, miles de ciudadanos se echaron a las calles para manifestar su descontento hacia una Justicia machista y para pedir el aumento de la pena de La Manada, demandando que el caso fuera juzgado como una agresión sexual al haber existido una clara intimidación.

Susana Polo, una de las magistradas, ha apuntado en este sentido que las sentencia anteriores fueron erróneas, puesto que no tenían en cuenta la intimidación a la que fue sometida la víctima. Pero según la jueza, el "terrible relato de hechos" es suficiente para considerar que sí hubo: la joven solo contaba con 18 años, fue rodeada, sintió miedo y recibió un trato humillante por parte de los condenados, que grabaron además fragmentos de la violación múltiple.

Con la publicación de esta sentencia se cierra uno de los casos más mediáticos de los últimos años en nuestro país. Se espera que siente un precedente para la tipificación de los delitos sexuales a partir de ahora.

CONTINÚA LEYENDO