Las mujeres trabajadoras, más afectadas por trastornos mentales que los hombres

Las mujeres con problemas mentales alcanzan el 20% mientras que los hombres apenas llegan al 14% debido en gran parte a sus condiciones laborales y familiares.

Mujeres salud

La salud mental de las mujeres que trabajan se ve más perjudicada que la de los hombres. Así lo recoge el estudio "Desigualdades en la población trabajadora de España", basado en la Encuesta Nacional de Salud. En concreto, las mujeres trabajadoras que presentan síntomas de ansiedad, depresión, directamente ligados al estrés laboral, representan el 19,9% mientras que los hombres en esta misma situación alcanzan el 13,9%. ¿A qué se debe esta diferencia abismal? Principalmente a la conciliación de la responsabilidad familiar y laboral, el descontento con respecto a su empleo y la desigualdad salarial, considerado el factor más relevante.

Los factores son aún más diversos y llamativos. La edad o el estatus social también tienen un impacto en la salud mental de estas mujeres. El estudio destaca en concreto el incremento de un perfil: el de las mujeres de edad media con hijos mayores con una plena independencia económica. Algunas se ven especialmente afectadas por la ausencia de apoyo y el aíslamiento, lo que incrementan sus posibles factores de depresión. De igual manera, la insatisfacción con respecto al trabajo es una de las variables que más impacto tiene en estos síntomas depresivos. El riesgo de sufrir trastornos mentales se duplica en el caso de las mujeres, que alcanzan más del 34% frente al 17% para los hombres.

Mujeres salud

Estos resultados vienen a completar las desigualdades entre hombres y mujeres persistentes en el ámbito laboral. Según el informe anual del Foro Económico Mundial publicado el pasado mes de noviembre, un siglo será necesario para cerrar la brecha. En el ámbito laboral y económico, la igualdad absoluta no debería llegar antes de 2234. En España, se estima que las mujeres dedican en la actualidad 26,5 horas a la semana a tareas domésticas, cuidados familiares y trabajos no remunerados en ONG, contra 14 horas por los hombres.

CONTINÚA LEYENDO