La lencería que puede protegerte de la violencia sexual

Violaciones, acoso... Ninguna mujer está a salvo de este tipo de agresiones. Una lencería de nueva generación puede evitarlas, o por lo menos limitarlas.

Lencería acoso

¿Y si se pudiera reducir el número de agresiones gracias a... nuestra ropa? Aunque evidentemente no sea la solución milagro para evitar la violencia sexual, algunos disñadores y marcas desarrollaron bragas, shorts y sujetadores para protegerse en la medida de lo posible. 

El último prototipo fue ideado por Sandra Seilz, una alemana de 41 años víctima de una agresión mientras practicaba deporte. Traumatizada, creó una línea de Safe shorts braguitas y mallas, fabricados a partir de un material ultra resistente con un sistema de candado y alarma. ¿Cómo? Los shorts se cierran con una cuerda resistente al nivel de las caderas que no se pueden abrir sin código. Si otra persona intenta abrirlos, suena una alarma de 140 decibelios. Es posible bloquearlo y desbloquearlo en cada momento, de tal manera que si la persona siente que podría ser atacada, lo puede cerrar inmediatamente.

Pese a que la invención haya convencido a numerosas mujeres (las prendas ya se agotaron en Alemania), numerosas feministas se alzaron contra esta ropa "de la Edad Media" que perjudicaría a las mujeres. Uno de los miembros del consejo alemán de crisis contra el acoso de las mujeres Carola Klein comentó al respecto: "Siempre va en la misma dirección: las mujeres tienen que hacer algo para que no se produzca un acto de agresión sexual. ¿Perdona? Las mujeres tienen que poder moverse libremente."

Otros dispositivos

Lencería acoso

No es la primera prenda de protección ideada para las mujeres. En 2013, una pareja de emprendedores originarios de Nueva York imaginó una línea  llamada AR Wear (siglas de Anti Rape en inglés, es decir antiviolación) destinada a evitar agresiones. Creada a partir de un material resistente a cortes y rasguños, funciona con una clave. Con correas al nivel de los muslos y de la cintura, la colección fue promocionada a través de la web indiegogo para conseguir financiación.

En India, hace aproximadamente cinco años, una línea de sujetadores con descarga eléctrica fue lanzada con el mismo propósito. Lanzado por Manisha, Niladhri Basu Bal y Rimpi Tripathi, tres estudiantes de la Universidad Sri Ramaswamy Memorial conscientes del problema del acoso en su país, creó la polémica. ¿Cómo funciona? El sujetador libera una descarga eléctrica de 3,800 kV que puede ser enviada hasta 82 veces a los atacantes. Ubicado en la parte superior de la prenda de lencería, funciona con sensores. Sin riesgo para la mujer, funciona con un botón que permite encenderlo y apagarlo en cada momento. ¿Lo mejor? El sujetador envía una alerta a la policía así como a la familia de la víctima gracias al sistema GPS integrado.

Ambos sistemas, pese a haber creado la polémica por "reforzar la idea de que son las mujeres las que tienen que protegerse y no los hombres contenerse", han triunfado en numerosos países en los últimos años. En México, por ejemplo, se estima que 9 de cada 10 mujeres sufren algún tipo de acoso en su vida cotidiana.  

¡Súmate a la carrera!

Apúntate en www.carrerahaysalida.es a la carrera 'Hay salida' el 10 de junio en el Parque del Retiro.

CONTINÚA LEYENDO