Mariah Carey demandada por malos tratos

La denuncia proviene de su ex asistente personal

Gtres Online
Su antigua empleada sostiene que la cantante y su entonces mánager la sometieron a un trato vejatorio durante los años que trabajó para ellas, mientras que la diva alega que su empleada intentó chantajearla a cambio de dinero

Hace unos días Mariah Carey consiguió llegar a un acuerdo con su antigua mánager, Stella Bulochnikov, quien afirmaba que la cantante le debía "millones de dólares" en concepto de honorarios y comisiones no abonados, para que la segunda retirara la demanda que había interpuesto contra ella en consecuencia y evitara así que el caso siguiera adelante por la vía judicial.

Ahora a la diva se le ha abierto un nuevo frente que en esta ocasión la enfrenta a su ex asistente personal Lianna Azarian, quien asegura haber sido víctima de malos tratos físicos y psicológicos a manos de la mencionada Stella mientras formaba parte del equipo de Mariah entre marzo de 2015 y septiembre de 2017, cuando fue finalmente despedida.

La estrella de la  música fue la primera en presentar una demanda contra su antigua empleada a principios de esta semana alegando que había intentado chantajearla con una serie de vídeos "íntimos" suyos grabados sin su consentimiento, pero la mujer no ha tardado en contraatacar de la misma manera y, según los documentos legales obtenidos por el portal TMZ, acusa a la artista de no haber intervenido mientras su entonces mánager la sometía a un trato vejatorio que incluiría dedicarle insultos de todo tipo, golpearla e incluso orinar sobre ella.

En su versión de los hechos, Lianna sostiene que además de haber presenciado sin inmutarse los atropellos a los que era sometida, Mariah también cometió actos que solo podrían calificarse de abuso físico y emocional. Ella, por su parte, alega que su asistente realizó grabaciones a escondidas de sus "actividades personales", sin especificar de qué naturaleza aunque reconociendo que resultaban "embarazosas", y le exigía ocho millones de dólares a cambio de no hacerlas públicas.

CONTINÚA LEYENDO