Miedo y vergüenza en Moscú: ¿cómo afrontan la guerra las mujeres rusas?

El ataque brutal que conmovió a todo el mundo mostró una vez más la división del pueblo ruso con respecto a su propio gobierno y sus políticas, tanto internas como externas. Pero librar una guerra contra un vecino tan cercano, contra un país y un pueblo que la mayoría de los rusos sienten como familia, ha roto el corazón incluso de aquellos que apoyan las acciones de Vladimir Putin. Descubre voces de Moscú, llenas de miedo, ira y tristeza.

Cuando se supo la noticia de la guerra en Ucrania, el mundo empezó a prestar atención y a hacerse una opinión sobre una región de la que prácticamente no sabía nada. Mientras estallaban las protestas contra la guerra en toda Europa y Rusia, una ola de sentimiento anti-ruso se extendió por todo el mundo y las redes sociales. Restaurantes rusos en París y Nueva York fueron atacados, se escuchó una retórica biliosa por todas partes. Una editora de moda rusa que estaba en París, cubriendo la Semana de la Moda cuando comenzó el conflicto, se lanzó a mis brazos llorando. Una amiga suya, una estilista ucraniana, acababa de enviarle un mensaje de texto: "No vuelvas a hablarme nunca más, perra rusa". Habían sido amigas durante años.

Pero aunque un gran número de personas apoyan la guerra en Rusia y admiran a su presidente Vladimir Putin, muchos se oponen a ella, y desde el primer día de la guerra de Ucrania, surgieron protestas espontáneas en todas las ciudades del país más grande del mundo. Maria Krapivna, una periodista de 32 años que vive en Moscú, recuerda su reacción cuando escuchó la noticia por primera vez: "Fue conmoción y miedo. Un miedo que nunca sentí en mi vida. Nunca. Claro, sabíamos que esto era una posibilidad, y estábamos pensando en ello, pero nunca creímos que realmente sucedería, porque parecía un suicidio para Rusia. Y eso es lo que parece: un suicidio". El primer día de la guerra, salió a protestar con amigos, un evento informal, organizado gracias al boca a boca. El segundo día se enteró de la protesta a través del chat de Telegram del grupo opositor "Vesna" (Primavera). "La mayoría de las veces, las reuniones no están organizadas en absoluto", explica. "En Moscú, ni siquiera puedes reunir una multitud visible. La policía viene inmediatamente y detiene a todos los participantes". Irina Evdokia, gerente de marketing de 40 años, comparte la misma experiencia: "No existe una protesta organizada como tal en este momento, no que yo sepa de todos modos. Y ese es en realidad el mayor problema. No hay líder. La gente simplemente sale, principalmente al centro de Moscú. Pero la gente de mi edad tiene miedo de ir, y puedo entenderlos; tienen hijos pequeños, tienen miedo de perder sus trabajos, lo que puede suceder en un instante ahora". Lo que vio fueron en su mayoría pequeños grupos de jóvenes que caminaban y hablaban, llevando flores amarillas y carteles de cartón con el lema "No a la guerra". "Es solo el boca a boca. Los canales de Telegram juegan un papel, pero sobre todo para informar hechos, números de arrestos y demás. De todos modos, todo está bajo una severa censura".

Unsplash
MBARDO / Unsplash

El esposo de Evdokia fue detenido; ella no lo estaba, sin explicación. Algunos de sus amigos también fueron detenidos, en diferentes momentos. Ella dice que la policía no fue particularmente agresiva durante el arresto, pero "cuando estás rodeado de media docena de hombres uniformados y fuertemente armados, no discutes, solo obedeces". Después de eso, pasan de cinco a diez horas en las comisarías, con los agentes revisando sus mensajes telefónicos, intentando que firmen confesiones. "Si eres inteligente, haces lo que dicen. Las consecuencias de resistirse son impredecibles. ¿Y mencioné que no se permiten abogados dentro de las comisarías?". Krapivna, quien fue arrestada, confirma este testimonio: "El proceso de arresto fue decente, los policías fueron incluso educados, excepto que no nos dijeron por qué nos detenían. No fueron crueles conmigo porque hice lo que querían que hiciera. Pero para otros fue diferente: humillaciones, palizas, violaciones de sus derechos. Yo lo vi. Lo escuché. Traté de decirles que era ilegal revisar mi teléfono, mis fotos, mis mensajes, pero simplemente se rieron de mí". Ella dice que su registro de arresto fue una completa invención. "En mi expediente había fotos de manifestaciones a las que nunca había asistido, lugares donde no había estado. Mi abogado trató de argumentar que este caso era pura ficción, pero al juez no le importó". Su multa se elevó a 20.000 rublos. Pero si la vuelven a arrestar en los próximos 180 días, irá directamente a la cárcel. "Incluso un reenvío de Instagram será considerado un delito". Evdokia confirma que la información se criminaliza cada vez más: "Ni siquiera puedes sacar fotos o videos, o también te arrestarán".

Unos días después de esta conversación, el 6 de marzo, estallaron manifestaciones a gran escala en todas las ciudades importantes de Rusia, a pesar de las restricciones. Se rumorea que hubo alrededor de 5000 arrestos, más de lo que ha habido en un solo día, y se están publicando vídeos en línea que muestran una mayor presencia policial y una violencia y brutalidad policial impactantes que se aplican a los manifestantes. Pero es difícil confirmar la autenticidad de este contenido, ya que gran parte se publica de forma anónima debido a las nuevas leyes de censura.

Porque aunque Facebook, YouTube y Twitter fueron cerrados en Rusia por las propias empresas estadounidenses, el gobierno ruso emitió un decreto que establece que cualquier publicación en línea que consideren "noticias falsas, llamadas a poner fin a la guerra o a imponer sanciones contra Rusia” pueden convertirse en un delito punible. Esto ha hecho que muchas personas entren en pánico, autocensuren sus perfiles de redes sociales y borren sus huellas digitales. Masha T., una joven editora de una revista de moda internacional, cuenta la historia de un amigo suyo, psiquiatra. "Tiene un blog muy pequeño, menos de 10k seguidores. Pero regularmente publica información sobre la guerra y contra Putin en Instagram. Hace dos días, recibió una llamada del oficial de policía de su distrito, quien le pidió que fuera a la comisaría para una entrevista, para testificar sobre su actividad antiestatal, que es un delito penal en Rusia. Afortunadamente, mi amigo estaba en el extranjero cuando recibió la llamada y ahora no regresará". La represión de los medios es dura. Krapivna explica: "Es peligroso en este momento, y no solo para la prensa extranjera. Está prohibido por ley llamar guerra a esta guerra. Los medios de comunicación independientes están cerrando uno tras otro" Evdokia añade: "No queda prensa. Las radios se están apagando o solo ponen música, TV Rain ha anunciado que han tenido que cerrar debido a la censura. Esperamos que Telegram sea severamente atacado. Es peligroso hablar, a la prensa extranjera o al vecino. Puede que no lo sepas hoy, pero lo sabrás mañana. Repostear en las redes sociales es un delito; salir a la calle es un delito. Hoy, ser ruso es un crimen". El primero en cerrar fue Ekho Radio, y ahora parece que el único periódico liberal que queda en el país es Novaya Gazeta, un título histórico fundado en 1993, apenas unos años después de la caída de la Unión Soviética. Pero muchos rusos también sienten que esto es normal durante la guerra, especialmente porque algunos vieron estos medios liberales y anti-Putin como herramientas de la propaganda estadounidense, y a veces consideran estos cierres como una respuesta apropiada al hecho de que los medios rusos internacionales como como RT se han cerrado en Europa y América.

Unsplash
MBARDO / Unsplash

Sonia G., una artista moscovita de 41 años que apoya las políticas del gobierno, explica: "Hay un sentimiento antirruso masivo en el extranjero, especialmente en los últimos años, y se ha llevado a cabo en todas las esferas, incluso en el deporte. Pero tenemos que ver la situación como un todo. No puedes decir 'Estoy en contra de la guerra' después de ver las noticias y no entender completamente la situación, sin entender las razones por las que Rusia reaccionó con tanta fuerza, a pesar de que Putin ha estado hablando de nuestra posición durante mucho tiempo. Vivimos en una época de mentiras tan fuertes en los medios, que puedes convertir cualquier tema en fuego. Y ahora no es el momento de protestar, cuando hay tanto en juego". Lo que está en juego, para ella, como para muchos rusos y su presidente, es la expansión de la OTAN en Europa del Este, una amenaza directa para la esfera de influencia de Rusia y, como ellos lo ven, para la propia Rusia. "La OTAN y Estados Unidos hacen sus negocios sucios a la vista" Sonia G; dice: "La prensa estadounidense comenta cómo Estados Unidos 'patrocinó' la revolución en Ucrania, cómo Estados Unidos está armando a Ucrania. Todo esto está escrito por los medios estadounidenses. ¿Por qué Estados Unidos tiene bases militares en Europa? ¿Por qué la UE solo hace lo que decide EE.UU.? Para mí, el punto principal es que una alianza entre la UE y Rusia sería beneficiosa para todos los países excepto para EE. UU., que está sacudiendo al mundo entero para su propio beneficio".

Esta denuncia hacia Estados Unidos no es exclusiva de Rusia, está muy extendida en otros países, donde las políticas exteriores de Estados Unidos han desbaratado gobiernos que considera dictatoriales. También está muy extendido entre los movimientos de extrema izquierda en Occidente, incluso en Estados Unidos. Pero para los antiputinistas en Rusia, hay una explicación diferente. "Es cierto que todas las partes involucradas en el conflicto podrían haber hecho más para mantener la paz", reconoce Evdokia. "Pero creo que se subestimó a Putin. Para nosotros aquí dentro del país, y por el mundo entero. Veo mentiras de los países occidentales cuando implementan sanciones y tengo miedo por los rusos que viven en el extranjero. Sabes, tengo amigos que han tenido que dejar toda su vida atrás, dejar este país con su familia porque estaban recibiendo amenazas". El sentimiento es compartido por Masha T. "Veo cómo la comunidad internacional se ha unido contra la guerra y en apoyo a Ucrania. Esto me enorgullece mucho, ya que apoyar a Ucrania es lo más importante en este momento. Al mismo tiempo, siento que también crece el odio hacia los rusos, y me asusta. Siento que mi pasaporte ruso rojo se ha convertido en una marca negra. Me temo que los rusos que viven en Europa serán perseguidos durante muchos años por el solo hecho de ser rusos". Masha T. es de Ucrania y gran parte de su familia todavía vive allí. "Mi familia en Ucrania se mantiene muy valiente y fuerte, se mantienen unidos. Mi hermano me dice que está listo para unirse al ejército ucraniano para proteger a su país. Ayer hablé con mi abuela de 80 años. Ella me dijo: nací durante la Segunda Guerra Mundial pasando hambre, pasando frío y viendo morir a la gente por la violencia y el hambre; y ahora yo también moriré de hambre, de frío y bajo las bombas. Todos aquellos en Rusia que tienen familia en Ucrania están llorando desesperados".

Sonia G. coincide en este último punto "Los rusos y los ucranianos son un solo pueblo. Ucrania está tan entusiasmada con las influencias nacionalistas que ahora lo niegan. Pero históricamente somos un solo pueblo. Y, por supuesto, mi corazón está roto. Lo siento mucho por el pueblo de Ucrania traicionado por su propio gobierno, que está ejecutando las órdenes de la OTAN y los Estados Unidos. ¡Rusia quiere desarmar a Ucrania y la OTAN está enviando aún más armas allí! Mi esperanza es que se respeten nuestras solicitudes de seguridad de Rusia y que el mundo comprenda que esta operación especial fue forzada y provocada. Rusia lleva mucho tiempo pidiendo que se detenga toda esta expansión. Pero la OTAN sigue moviéndose hacia el Este, colocando bases militares con armas atómicas más cerca de las fronteras de Rusia". Aunque las opiniones de Irina Evdokia son completamente opuestas, estos son argumentos que ella conoce bien. La mayoría de los padres de su amiga, e incluso algunas personas con las que estudió o trabajó, comparten la visión del mundo de Sonia G. "No lo ven como una guerra, lo ven como una operación de paz. La sociedad está dividida. Mis amigos describen peleas interminables con sus padres. Personalmente, he decidido no hablar del tema con mi familia por ahora. Me siento más sola y más abandonada, pero es mejor que enemistarme con las personas que me dieron la vida. He visto que les ha pasado a otros". Masha T. por otro lado, no conoce a nadie que apoye la guerra. "Ni siquiera puedo imaginar cómo alguien podría aprobar todos los asesinatos. Siento un profundo dolor, desesperación, culpa y vergüenza, confusión y miedo por el futuro tanto de Ucrania como de Rusia, porque no entiendo cómo vamos a vivir con las consecuencias de todo lo que está pasando ahora. Pero entiendo que dado que nuestro gobierno ha tomado tales medidas y riesgos, es necesario en esta situación".

Unsplash
MBARDO / Unsplash

Masha T. concluye: "Occidente debe hacer todo lo posible para ayudar con el proceso de negociación, a fin de evitar un ataque nuclear. Siento que la gran mayoría de los rusos no apoyan la guerra. Mis amigos ucranianos me piden que no guarde silencio. Pero muchas personas a las que les gustaría expresar sus opiniones de manera más abierta y en voz alta simplemente no pueden, porque pondrían en peligro su vida y su seguridad". Mila S., que trabaja en la misma revista internacional que Masha T., afirma: "Es desesperadamente importante para nosotros escuchar la voz de apoyo, especialmente de compañeros extranjeros. Estamos en un aislamiento total. Lo que está sucediendo ahora, esta no es nuestra posición. No elegimos ni votamos por esto. Oramos por la paz. Hemos estado trabajando duro para construir una economía próspera. Ahora lo estamos perdiendo todo. Somos una familia con el pueblo ucraniano. Tenemos hermanos, amigos, colegas en Ucrania. Ahora las familias están destruidas".

* Algunos nombres han sido cambiados por razones de seguridad.

Continúa leyendo