Mujeres al frente de un suplemento del Vaticano dimiten al unísono

El equipo editorial de 'Donne Chiesa Mondo', complemento mensual de L'Osservatore Romano, cierra la revista debido a un intento de presión masculina.

Getty Images

¿Mujer en la religión, libre o condicionada? Una nueva polémica sacude al Vaticano. Lucetta Scaraffia, fundadora del suplemento 'Donne Chiesa Mondo', ha anunciado el pasado 26 de marzo su cierre en una carta abierta. Según comenta en la editorial publicada en español en Vida Nueva y en francés en La Vie bajo el título: "Querido Papa Francisco: cerramos Donne Chiesa Mondo", esta dimisión masiva de su equipo, compuesto por 7 redactoras, se debe a una campaña del Vaticano para desacreditar su opinión y ejercer un control masculino sobre sus publicaciones. Tal y como lo comenta su fundadora: "Tiramos la toalla porque nos sentimos rodeadas por un clima de desconfianza y deslegitimación progresiva, desde una mirada en la que no sentimos estima y crédito para continuar nuestra colaboración."

En su carta, denuncia la directora que "no ha encontrado el apoyo de la nueva dirección de L'Osservatore Romano'" y que "se ha vuelto a la selección de mujeres desde arriba, a la elección de colaboradores que aseguran obediencia y a renunciar a cualquier posibilidad de abrir un verdadero diálogo, libre y valiente". 

Esta decisión, que ya ha salido a la luz, también ocupará un lugar en la próxima editorial de la revista, el 1 de abril.

 

Los casos de abuso

Getty Images

Conscientes de su labor y la necesidad de la publicación, Lucetta Scaraffia realiza asimismo un trabajo de introspección, acerca de los casos de abusos sexuales: "Como usted bien sabe, no fuimos los primeros en hablar, como quizás deberíamos haberlo hecho, de las graves denuncias de explotación a las que han sido y son sometidas muchas mujeres consagradas (tanto en la servidumbre como en el abuso sexual), pero lo hemos dicho después. Los hechos habían surgido, también gracias a muchos medios de comunicación. Ya no podíamos guardar silencio: la confianza que tantas mujeres habían depositado en nosotras se habría visto gravemente herida. Ahora nos parece que una iniciativa vital se reduce al silencio y que volvemos a la costumbre anticuada y árida de elegir desde arriba, bajo el control directo del hombre, de mujeres consideradas confiables."

La publicación, creada hace siete años, se aupó como un medio de denuncia de algunos casos de acoso. Su cierre anuncia un regreso imparable de las tensiones en la Santa Sede.

CONTINÚA LEYENDO