Mujeres deportistas critican a Nike por penalizar y discriminar a atletas embarazadas

Varias deportistas estadounidenses critican las malas prácticas de la compañía deportiva con las mujeres embarazadas. Te contamos todo lo que se esconde detrás de este escándalo.

Getty

El prestigioso periódico The New York Times ha publicado un artículo donde cuenta la carrera de obstáculos que deben recorrer las mujeres atletas que desean ser madres. Es lo que se desprende a través de la historia de la la competidora olímpica de carreras de larga distancia Kara Goucher. El tema ha levanto ampollas en el mundo del deporte y fuera de él.

Según asegura Goucher, la parte más difícil de la maternidad no fue cuando retomó su entrenamiento tan solo una semana después del parto en 2010. Ni cuando su médico le dijo que debía elegir entre seguir entrenando o amamantar a su hijo porque su cuerpo no podía hacer ambas.

El momento más difícil fue cuando se enteró de que Nike dejaría de pagarle hasta que comenzara a competir de nuevo. Ya estaba embarazada. Entonces se vio forzada a programar un medio maratón tan solo tres meses después de ser madre. Pero, cosas del destino,  su hijo enfermó de gravedad y tuvo que ser hospitalizado. Goucher debía elegir de nuevo entre estar con su hijo o prepararse para la carrera que esperaba que le devolviera su sueldo y medio de vida.

Al parecer, la presión la empujó a seguir entrenando y no estar junto a a su hijo en el hospital, hecho que la ha dejado marcada hasta tal punto de no poder parar de llorar cuando habla de ello y de no habérselo perdonado a sí misma aún.

Ante las críticas por esta actitud, Nike reconoció mediante un comunicado que algunas de sus atletas han visto reducidos sus pagos de patrocinio debido a los embarazos. No obstante, la empresa dice que cambió su enfoque en 2018 para que las atletas ya no fueran penalizadas. Nike no especificó si esos cambios están estipulados en los contratos de aquí en adelante.

De acuerdo con un contrato de Nike para patrocinio de atletismo de 2019 al que tuvo acceso The New York Times,” la empresa deportiva aún puede reducir el pago de un atleta “por cualquier motivo” si la persona patrocinada no cumple un umbral de desempeño específico. Por ejemplo, si queda fuera de los primeros cinco lugares en una clasificación mundial. No hay excepciones para el parto, el embarazo ni la maternidad”.

A colación de este tema ha salido a la luz el ejemplo de Alysia Montaño (de 33 años), que ha revelado como Nike la amenazó con cortar su patrocionio cuando ella les comunicó que estaba embarazada. Por este motivo, y para no perder el patrocinio, la atleta tuvo que competir en una carrera con ocho meses de embarazo. En ese momento todos todo el mundo la admiró, pero lo que nadie sabía es que puso en riesgo su embarazo justamente para que Nike no le cortase el patrocinio.

Parece que Nike ha rectificado y ha reconocido en un comunicado que cometió la discriminación con las embarazadas y que quiere remediarlo. La empresa asegura que ha cambiado algunos enfoques del contrato en el 2018 para que no sean penalizadas si es que desean ser madres.

Parece que esto no ha hecho más que empezar. ¿Estamos ante el inicio del #metoo del deporte?

Continúa leyendo