No es amor, se llama obsesión

Un estudio revela que las ‘muestras de amor’ de las  comedias románticas tienden a normalizar comportamientos obsesivos y de control en la pareja.

Management

En la primera parte de la saga Crepúsculo, Bella (Kristen Stewart) se enamora de un vampiro. Ella está dispuesta a sacrificarlo todo por él, dejar a su familia e irse a donde sea. Cuando él la abandona, ella deja de relacionarse con su familia y amigos, tiene pesadillas. No puede vivir sin él, lo demuestra un plano fijo de Bella asomada a la ventana mientras las estaciones se suceden. Solo sale del agujero cuando otro chico, esta vez un hombre lobo (qué mala suerte tiene la pobre) se fija en ella.

Es ficción, sí, pero  para millones de niñas fans de la saga esta relación tóxica de dependencia en la que la chica es un personaje pasivo y lloroso sin amigos ni intereses más allá de su novio es de lo más romántica. Peligro. Y es que los modelos románticos del cine no siempre son sanos. No piense en Ryan Gosling, piense en cualquier desconocido comportándose como él en una película romántica. Escalofriante.

El estudio I did it because I never stopeed loving you (Lo hice porque nunca dejé de quererte), una investigación de Julia R. Lippman para la Universidad de Michigan, ha revelado que los clichés de las películas románticas transmiten el mensaje que algunos comportamientos abusivos, obsesivos o de control en pareja, son aceptables. 

Hombres que acechan a mujeres durante años, que les ponen un detective, que las persiguen a su casa y a su trabajo. Pero todo con banda sonora y final feliz. El estudio realizado entre casi 500 sujetos, proyectaba varios tipos de películas románticas. Aquellas personas que consideraban normales los comportamientos obsesivos de las comedias románticas luego estuvieron conformes en afirmaciones tan poco saludables como: “muchas víctimas de acoso son en realidad personas difíciles de conseguir que después cambiarán de opinión” o “los individuos que recurren al acoso sienten mucha pasión por sus víctimas.” Puede que ciertas cosas sean buenas para Jennifer Aniston en la ficción, pero no para las mujeres reales. 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS