Ona Carbonell: ''La maternidad sigue siendo un tabú en el deporte''

La nadadora estrena su documental, 'Empezar de nuevo', donde muestra su dura preparación para los juegos de Tokio 2021 tras dar a luz a su primer hijo. Con su testimonio, la catalana alza la voz para que mejore la situación de las deportistas que desean ser madres.

A partir del 2 de febrero en Rakuten TV los seguidores de una de nuestras medallistas olímpicas tienen la oportunidad de acercarse más a ella y conocer aspectos muy privados de su vida. Pero no sólo eso, en su documental, titulado 'Empezar de cero', Ona Carbonell pone sobre la mesa un problema que afecta a las deportistas de élite: la maternidad, que en sus propias palabras sigue siendo un tema tabú. Y qué mejor que hacerlo con su testimonio en primera persona contando cómo fue su dura preparación para los juegos de Tokio 2021 tras haber dado a luz a su primer hijo, Kai. Ahora está embarazada por segunda vez y reconoce que será muy distinta sin esa presión añadida, aunque tiene muy claro cuál es su mayor deseo: "Lo que seguro que quiero es poder tener una baja de maternidad normal y volver al entrenamiento con más calma". Horas antes del estreno del proyecto más íntimo de la nadadora catalana hablamos con ella sobre maternidad, igualdad y sostenibilidad.

-¿Cómo surgió la oportunidad de hacer este documental?

Bueno, la verdad es que al principio no lo vi nada claro y de hecho las dos primeras veces dije que no. Ssiempre he sido muy celosa de mi intimidad y he separado mi vida profesional de la familiar y sabía que eso significaba abrir las puertas de mi casa. Pero al final pensé que el relato valía la pena y que me sentía responsable de visibilizar una situación que tiene que mejorar en el deporte, que sigue siendo la maternidad que es un tema tabú y la conciliación. Me sentía responsable de dar a conocer esta situación en el deporte para poder ayudar así a otras compañeras.

- ¿A qué os enfrentáis las deportistas de élite como tú que queréis ser madres?

La conciliación no es fácil en general, pero en el deporte la igualdad de oportunidades entre los hombres y las mujeres con respecto a la maternidad y la paternidad es muy diferente. Sólo hay que mirar en un equipo de fútbol masculino, la mayoría de los jugadores son padres, y en el femenino ni una es madre. ¿Por qué? Porque no está regularizado, porque te siguen juzgando desde fuera y piensan que después de tener un hijo no vas a ser la misma deportivamente hablando. Mi idea era demostrar que sí se puede. Tenemos ejemplos de deportistas que han hecho sus mejores triunfos después de ser madres como Serena Williams. Hay que visibilizarlo para que haya bajas de maternidad, facilidades para que puedas viajar con tu hijo a las competiciones, ayuda económica... 

- En el deporte se nota especialmente la brecha de género…

Sí, en general el sueldo de la mujer con respecto al del hombre en un mismo deporte es mucho menor. Pero el problema de la maternidad aún es más grande porque no está visibilizado. Y eso que yo me siento privilegiada porque he tenido ayuda de mis sponsors, mi familia y mi entorno de trabajo me ha apoyado muchísimo.

- ¿Qué te gustaría conseguir con 'Empezar de cero'?

Espero que otras deportistas se sientan más seguras a raíz de esto y allanarles el camino para llegar a una igualdad de oportunidades.

- ¿Os sentís apoyadas por vuestros compañeros deportistas?

Sí, en general sí. Muchos deportistas son conscientes de que queda mucho camino por recorrer y a mí me han ayudado a visibilizar el problema. Por ejemplo Pau Gassol, que sale en el documental, o Carles Puyol.. La idea es que todos luchemos juntos por una sociedad más justa e igualitaria.

documental Ona Carbonell
Rakuten TV.

- ¿Cuál ha sido el momento más duro de todo este proceso que refleja el documental?

No ha sido nada fácil, ha sido un año difícil en el que he llorado, también he reído y sobre todo diría que el no dormir es una forma de tortura que todas tenemos que pasar. Dando el pecho no lo podía compaginar por las noches con mi marido y luego estar 10 horas entrenando para los juegos olímpicos… Hubo un momento en que no tenía fuerzas para seguir, sufría una fatiga extrema y me sentía mal en ambos sitios, en la piscina y como madre, la sensación de no estar a la altura en ningún sitio. Tuve momentos muy duros, pero la sonrisa de mi hijo y el apoyo de mi equipo hizo que no tirara la toalla. Estoy súper agradecida.

- Ahora estás embarazada de nuevo, ¿cómo lo estás llevando?
Bien, el otro embarazado me pilló en el confinamiento y fue duro porque no se podía ir a las consultas, no podía ver a mis padres… El primer año del niño también ha sido muy difícil porque hemos seguido casi confinados para no contagiarnos y poder ir a la competición, casi no veíamos a nadie… Esta vez es mejor, estoy disfrutando mucho más de Kai, yendo a la guardería, cocinando y disfrutando de este embarazo con normalidad. Sigo entrenando un par de días a la semana, obviamente a otro nivel, pero manteniéndome en forma para volver.

- En este documental también se refleja tu preocupación por el planeta, en especial por el cuidado de los océanos y tu colaboración en ese sentido con la marca ISDIN, de la que eres embajadora…

Sí, tratamos temas como la necesidad de educar a los niños en un mundo más sostenible, reciclar, ensuciar menos y crecer con esa conciencia. Trabajamos por el medioambiente y también por la salud, destacando la necesidad de protegerse del sol desde pequeñitos con productos que sean respetuosos con los océanos, que la composición no dañe el mar y que el packaging sea más sostenible. Estamos comprometidos con la sostenibilidad, todos tenemos que cambiar, porque solo hay un planeta

- Y hablando del sol este año tendrás que extremar las precauciones porque durante el embarazo hay más propensión a las manchas...

Sí, yo entreno muchas veces al sol y tengo impuesto para ponerme protector cada dos horas. Nunca salgo de casa sin él, es parte de mi día a día y embarazada aun más. El sol es bueno y necesario, pero con conciencia.

- ¿Cómo te cuidas, qué tipo de alimentación sigues?

Llevo una vida saludable, sin extremos, En casa comemos de todo excepto ultraprocesados e intentamos evitar el azúcar y la sal.

Continúa leyendo