Plácido Domingo, acusado de acoso sexual por nueve mujeres

Ocho cantantes y una bailarina se han pronunciado contra el tenor español.

Gtresonline

La agencia Associated Press es la responsable de la noticia del día. La empresa estadounidense ha publicado hoy los testimonios de ocho cantantes y una bailarina contra el tenor español Plácido Domingo, una de las figuras más importantes de la historia de la ópera, al que acusan de acoso sexual.

La agencia Associated Press solo ha identificado por su nombre a una de las víctimas, la mezzosoprano Patricia Wulf, que trabajó con Domingo en la Ópera de Washington. Las demás mujeres han exigido anonimato, argumentando que aún siguen en la industria de la música y que temen ser represaliadas o humilladas públicamente tras dar este paso.

Según los testimonios de las nueve mujeres, el tenor presionó a las supuestas víctimas, mujeres jóvenes que se encontraban en los inicios de sus carreras profesionales, para que mantuvieran relaciones sexuales con él a cambio de trabajos y favores. Una de las denunciantes asegura que Plácido Domingo le metió la mano por debajo de la falda y otras tres aseguran que las besó a la fuerza en lugares como un camerino, una habitación de hotel y una comida de negocios. “Que alguien te esté intentando coger de la mano durante una comida de negocios es raro, o que te ponga la mano en la rodilla”, describe una de las mujeres. “Siempre te estaba tocando de alguna forma, siempre besándote”.

 

Gtres online

Una de las víctimas ha relatado que tuvo relaciones con Plácido Domingo dos veces, porque sentía que no podía decir que no al hombre más poderoso de su entorno, y que cuando el encuentro terminó en un hotel, el cantante le dejó 10 dólares diciendo: “No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por aparcar”.

Además de estas nueve denuncias de acoso sexual más de tres docenas de profesionales desde músicos hasta tramoyistas, han relatado a la agencia que en los años 80 fueron testigos del comportamiento sexual inapropiado de Domingo.

El tenor no ha contestado a un cuestionario detallado sobre episodios concretos que Associated Press le ha planteado, pero ha ofrecido una respuesta que lejos de apaciguar la crisis, la ha acrecentado aún más, porque parece justificar sus supuestos actos. “Reconozco que las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos son muy distintos de cómo eran en el pasado. He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años, y me ceñiré al más alto estándar” ha afirmado el artista. “Las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan hasta tres décadas atrás son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, inexactas. 

“Aún así, es doloroso oír que he podido molestar o hacer sentir incómodo a alguien, da igual cuánto tiempo haga de ello y a pesar de mis mejores intenciones. Creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consentidas. La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que pueda hacer daño, ofender o avergonzar a alguien de manera intencionada”, concluye el tenor.

Continúa leyendo