¿Quién era Oksana Shachko?

La feminista y cofundadora del movimiento Femen se suicidó con apenas 31 años, dejándonos como legado una fuerza de voluntad y un compromiso con el feminismo invencible. Nos adentramos en su compleja (y demasiado corta) vida.

Oksana Shachko
Instagram: @zerebelle

Puño al aire, letras negras cuidadosamente pintadas en el cuerpo y sonrisa enigmática. Parece difícil recordar de otra manera a Oksana Chatchko, una voz del feminismo que nos abandonó en el ecuador de su vida y en medio de una ola de lucha por la igualdad que nos arropa con más esperanza que nunca. La activista se quitó la vida el pasado 24 de julio en su piso parisino, con apenas 31 años, tras combatir durante años lo que consideraba uno de los grandes males de nuestra sociedad, la hipocresía.

Oksana Chatchko nace en Ucrania el 31 de julio de 1987. Desarrolla a una muy temprana edad una creciente pasión por el arte, y especialmente la pintura y el dibujo. También, fuertemente conmocionada por el ámbito religioso, se plantea durante su adolescencia optar por una vida de devota. Con el paso de los años, el germen de su compromiso social crece de forma imparable y la lucha contra la corrupción en la religión y la desigualdad de género. Ambos aspectos se convierten en sus caballos de batalla.

Oksana Shachko
Instagram: @azadpenaber

Con 21 años, se concretiza su deseo de no quedarse de brazos cruzados con la creación del movimiento Femen, con dos otras activistas, Anna Hustol y  Aleksandra Shevchenko. Feminista y ateo, pretende concienciar y animar a las ucranianas (y evidentemente a todas las mujeres) a luchar por sus derechos, siguiendo una idea de “lucha contra el patriarcado y tres de sus manifestaciones: explotación sexual, religión y dictadura”. Su pasión por el arte le llevan a crear una estética muy definida y característica del movimiento: las máscaras, las famosas coronas de flores, los disfraces pero también los carteles y mensajes son mayoritariamente ideados por Oksana.

En 2009, da un golpe en la mesa al enseñar su pecho por primera vez en una manifestación. Su iniciativa se convierte en el símbolo del colectivo. ¿Su objetivo? Conseguir un reconocimiento internacional. Femen consigue la repercusión esperada aunque tiene que enfrentarse a una clara oposición de una franja de la sociedad. En 2011, su sátira del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, la lleva a ser arrestada por las autoridades. En 2012, intenta robar la urna en la que el presidente Vladímir Putin había depositado su voto para las elecciones presidenciales. Debido a los insultos y sobre todo amenazas recibidos, Oksana Chatchko se vio obligada a renunciar a su país de origen.

Oksana Shachko
Instagram: @nuranki

El año siguiente, pide asilo político en Francia, donde tiene la esperanza de vivir en paz, y se desolidariza de Femen, aunque prosigue con su compromiso feminista. El colectivo en Francia, más radical que en su país de origen, le animan a llevar la lucha de una forma distinta. Vive sus últimos años en la capital francesa como artista especializada en la renovación de iconos religiosos, y se une en 2017 a las Bellas Artes de París.

La activista llevaba varios años atormentada e intentó en otras ocasiones suicidarse. Finalmente su triste objetivo terminó por cumplirse. La cofundadora del organismo, Anna Hustol, comentó ante la tragedia: "Nos dejó la más valiente y vulnerable, Oksana Shachko. Lloramos junto a sus familiares y amigos y esperamos la versión oficial de la policía". Y es precisamente la valentía que han convertido a esta activista deseosa de cambiar el mundo en una leyenda.

CONTINÚA LEYENDO