Visto en Marie Claire México: Ciudadanas de Bangladesh, según Pamela Cortés

Las ciudadanas de Bangladesh toman el control de sus vidas al volverse económicamente independientes y al adquirir posiciones de poder

Ciudadanas de Bangladesh

Hace cuatro años, Rani Mondal y sus amigas empezaron un negocio de pesca y comercialización de cangrejo, ello con la idea de escapar de la pobreza en una villa afectada repetidamente por ciclones y en medio un terreno demasiado salado para la agricultura. El proyecto arrancó con un préstamo de 10,000 takas (2,191 pesos) y al cabo de un periodo de entrenamiento y trabajo arduo lograron incrementar su capital a 200,000 takas (43,832 pesos). “Ya no tenemos la necesidad de pedirle dinero a nuestros esposos”, afirmó Mondal, “ahora yo gano mucho más. Antes él solía mandar sobre mí, pero eso se acabó”.

En Bangladesh, el cuarto país musulmán más poblado, las mujeres se están haciendo cargo de la situación. En ningún otro lado el sexo femenino domina tantas posiciones políticas de alto perfil. Para muestra un botón: la primera ministra, Sheikh Hasina, tiene como mano derecha a la afamada conferencista Sharmin Caudhury; mientras que la oposición es encabezada por su eterna rival y predecesora, Khaleda Zia. “Desde los niveles más bajos, hemos impulsado el liderazgo de las mujeres. En nuestra Fuerza Aérea, Marina y también dentro del Ejército hay participación femenina, incluso en la policía se abrieron los puestos para todas”, asegura Hasina. En años recientes, la creciente industria del vestido también había sido reconocida por generar más de 3.5 millones de empleos, sin embargo, cuando la oficina de Derechos Humanos de la ONU reveló que las obreras enfrentaban malos tratos y condiciones deplorables en las fábricas, la organización Oxfam tomó cartas en el asunto inmediatamente para formular un código que asegurara salarios puntuales y horarios estandarizados. El documento actualmente se encuentra en espera de aprobación del ministerio laboral, lo que representaría un paso monumental en la materia. Para empresarias como Mondal, la independencia financiera ha abierto oportunidades más allá de solventar las necesidades básicas de su familia. Esto significa que puede comenzar a ahorrar en caso de presentarse otro desastre natural, e incluso, obtener un seguro de vida para garantizar el patrimonio de sus hijos. Los expertos en desarrollo han observado que la educación ha sido fundamental para este cambio. Iniciativas como el programa de becas para niñas en áreas rurales, se han traducido en una tasa de asistencia escolar femenina mucho mayor que la masculina en escuelas primarias. Paralelamente, las constantes mejoras en los servicios de salud maternal han sido cruciales para reducir el número de mujeres que fallecen durante el parto. En 2015 no ha habido una sola pérdida. Por si fuera poco, en casi todas las villas, islas o barrios bangladesíes están siendo organizados y dirigidos por comités femeninos. Apoyadas por agencias como Care International, las trabajadoras han sabido aprovechar las políticas públicas del gobierno para proveer anticonceptivos, asesoría nutricional y cuidado de salud básico para su comunidad. La lección es simple: juntas hacemos la fuerza.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS