¿Son machistas las Princesas Disney?

¿Son las heroínas de la infancia de (casi) todas las mujeres del mundo unas misóginas? Un estudio realizado por dos lingüistas estadounidenses arroja datos sorprendentes sobre el debate (o no).

Que levante la mano aquella que, en algún momento de su infancia (o no tran infancia) no ha soñado con ser como las Princesas Disney. Convertidas en iconos culturales, desde que en 1937 Walt Disney lanzara a Blancanieves como la primera de estas heroínas para niñas, muchas son las que han pasado a engrosar la lista. Cenicienta, la Bella DurmienteArielBella (de La Bella y la Bestia), PocahontasJasmineMulán... y una larga lista de nombres que termina con las más recientes incorporaciones de Tiana o Elsa y Anna, de Frozen, ha marcado a generaciones de mujeres en todo el mundo.

El debate sobre si el ejemplo que este tipo de personajes ejercía sobre los más pequeños era positivo –chica guapa e ingenua (por no decir tonta) en apuros que tiene que ser rescatada por un príncipe azul junto al que será feliz- lleva presenta en la sociedad durante mucho tiempo sin llegar a un resultado claro. Ahora, gracias a Carmen Fought y Karen Eisenhauer, dos lingüistas estadounidenses, y su trabajo de investigación A Quantitative Analysis of Gendered Compliments in Disney Princess Films, parece arrojarse algo de luz al tema. Para extraer las conclusiones del estudio, ambas investigadoras realizaron una visualización de todos los títulos de la factoría Disney en los que aparecían las princesas para analizar al detalle los diálogos que se mantenían. Su objetivo era determinar qué tipo de mensaje acerca de los roles de género y la igualdad se está transmitiendo a los niños, y los resultados han sido desalentadores: las Princesas Disney son MUY machistas, en especial las primeras que la factoría lanzó. 

Eso sí, las teóricas han encontrado una evolución positiva entre las películas de princesas de la primera época (décadas de 1930, 1940 y 1950), las de la segunda (1980 y 1990) y las últimas y actuales. Las protagonistas de títulos como Brave Frozen, las nuevas heroínas de las niñas, tienen comportamientos más independientes, y la trama gira alrededor de situaciones relacionadas con el poder de las mujeres, no con su belleza. Lucha por su independencia, libertad y felicidad, pero también generosidad y valentía son algunos de los valores que destacan. Eso sí, los protagonistas masculinos siguen llevando la voz cantante (el estereotipo del príncipe/héroe se plasma en la cuasi totalidad de las películas) en lo que a tiempo de diálogo en pantalla se refiere. Siguen teniendo un mayor protagonismo, al igual que en las películas no animadas. Te contamos ahora los datos del estudio película a película. ¡No te lo pierdas! 

Continúa viendo nuestras galerías