El discurso feminista de Irene Montero que se ha hecho viral

En su toma de la cartera, la ahora ministra de Igualdad, Irene Montero, homenajeó a las mujeres que abrieron las puertas del futuro.

Homenajeó al pasado. La diputada de Unidas Podemos, ahora ministra de Igualdad, Irene Montero, mencionó a quienes abrieron las puertas del futuro.

 

“Llegamos aquí por y, también, para las mujeres que sostenéis este país. Las trabajadores precarias, las cuidadoras, las madres, las abuelas, las trabajadoras del hogar, las estudiantes, las mujeres acosadas, que han sido agredidas, que han sido maltratadas, para las que ya no están, para todas las que habéis defendido y defendéis día a día la vida. Para vosotras es este ministerio feminista, una herramienta cargada de memoria que debe servir para escuchar con atención las demandas de nuestro tiempo. Un tiempo que es feminista. Lo es gracias a las miles de mujeres, jóvenes, mayores, de aquí, de allá, que hermanado sus luchas. También a muchos hombres al tren de la libertad, al empuje de las asociaciones feministas que nunca, nunca, nunca habéis bajado la guardia. A las sindicalistas que os habéis dejado la piel contra la discriminación en los centros de trabajo, a las que habéis salido a las calles el 8M, a las que habéis defendido la libertad, la identidad y el amor en el orgullo. Os necesitamos en alerta. Os necesitamos vigilantes y con todo vuestro espíritu crítico. Sois nuestra brújula para no perder nunca el camino. Y será un honor para mí ser vuestra ministra.

 

España hoy es un referente mundial en un feminismo internacional e interseccional que será el mejor motor para imaginar e impulsar otro orden de cosas, uno que atienda el necesario equilibrio entre las distintas luchas por la redistribución de las riquezas, el reconocimiento de las identidades y la participación política. Tenemos la obligación de estar a la altura. España hoy nos exige que sigamos avanzando en igualdad y para ello tenemos la firme convicción de que no hay mejor apuesta que la de este gobierno por las políticas feministas que imaginan un futuro en el que la reorganización de los cuidados es la mejor receta contra la austeridad y donde la libertad sexual es la mejor seguridad ciudadana, donde creemos a nuestras hermanas y donde no hay ni una menos. Un futuro, también, en el que los hombres se sientan seguros y no amenazados, en el que también ellos puedan cuidar y amar en libertad. Nos vamos a dejar la piel para poner la vida en el centro. No nacimos mujeres, llegamos a serlo. Así nos lo explicó nuestra querida Simone de Beauvoir. Y hacemos un ministerio feminista para dejar de ser “las otras”.”

Continúa leyendo