El discurso con el que Meghan Markle cambió el mundo antes de ser duquesa

En 2015, en un foro de la ONU Mujeres, la hoy duquesa de Sussex recordó la acción que cambió su idea del poder. Recatamos el discurso más feminista de Meghan Markle.

En 2015, Meghan Markle no era duquesa de Sussex. Su trabajo consistía en interpretar. En ocasiones, ejercía de embajadora. De embajadora de las Naciones Unidas para la participación y el liderazgo político de las mujeres. A ella, comentó en un foto de ONU Mujeres, la enorgullecía ser una mujer y una feminista. 

Necesitaba poner su intervención en contexto. Quería darle una explicación a su presencia en un foro de Naciones Unidas. Venía, contó, de largo. Cuando tenía 11 años, se convirtió sin darse cuenta, casi por accidente, en defensora de la mujer. El momento fue, para ella, determinante para la construcción su idea de lo posible. Sucedía mientras veía un programa de la tele. Aún estaba en primaria. Llegó la publicidad. Uno de los anuncios le llamó la atención. Vendía un gel para lavar platos. El eslogan decía “las mujeres de todo Estados Unidos están luchando contra ollas y sartenes grasientas”. Dos niños de su clase respondieron. “Ahí es donde tienen que estar las mujeres: en la cocina”.

La duquesa de Sussex recordaba el shock. Le había dolido y ofendido. Aquello no estaba bien. Debía hacer algo al respecto. Cuando volvió a casa, le contó a su padre lo que había sucedido en el colegio. Él le propuso un plan: Meghan podía escribir cartas. Se puso a ello. En el destinatario añadió a las personas más poderosas que pudo conjurar en su mente. Entre ellas, la primera dama de entonces. Meghan le escribió una carta a Hillary Clinton. La abogada Gloria Allred y Linda Ellerbee, la presentadora de un programa para niños que solía ver, también aparecieron en los nombres de los sobres. Por último, se dirigió al fabricante de detergentes.

 Tras unas semanas, su buzón se llenó. Llegaron cartas de aliento de Clinton, Allred y Ellerbee. El programa de la presentadora mandó a un destacamento de su equipo a casa de Markle. En menos de un mes, el fabricante de jabón para platos había cambiado su eslogan. Pasó de “Las mujeres de todo Estados Unidos luchan contra ollas y sartenes grasientas” a “Las personas de todo Estados Unidos”. En ese momento, aseguraba, tomo conciencia sobre el impacto de las acciones individuales. Con 11 años, desde su nivel, ella ya había logrado un cambio a favor de la paridad. 

La igualdad, señaló, consiste en que una mujer y su marido habiten el mismo plano. Que hermanos y hermanas reciban el mismo trato. 

La ONU mujeres había establecido el año 2030 como la fecha de caducidad de la desigualdad de género. Pero, dicen los datos, no será posible hasta 2095. En 20 años, indicó la exactriz, el porcentaje de parlamentarias en todo el mundo solo se ha incrementado en un 11%. Que sus voces pasen desapercibidas, razonó, no es ni justo ni práctico.

Continúa leyendo