Cómo la maternidad cambia tu mirada

Durante el embarazo y la lactancia, tu vista se ve muy afectada. Te contamos por qué.

gafas

En general, “las futuras mamas experimentan una disminución de la capacidad de visión respecto a la que tenían antes del embarazo y es que tanto la cornea como la retina sufren un mayor estrés durante los 9 meses de gestación”, afirma Antonio Fernandez, óptico optometrista y director de Visionlab Callao.

Los cambios hormonales, en el metabolismo, la retención de líquidos y la circulación de la sangre, pueden afectar directamente a la vista. Síntomas como la sequedad, el cansancio, aumento de la sensibilidad, problemas de visión, así como irritaciones e inflamaciones son comunes durante el embarazo.

Los problemas se agravan si la mujer ya padece enfermedades oculares como hipermetropía, miopía y astigmatismo. Es más, estos problemas pueden originarse durante el periodo de gestación.

Si no se padece ninguna patología la embarazada debe seguir los controles rutinarios con su ginecólogo, pero, si se padece diabetes, problemas de circulación y vasculares o un glaucoma se debe acudir a un oftalmólogo.

Tampoco se recomienda operarse la vista con láser durante el periodo del embarazo y el tiempo de la lactancia. Además, según nos apuntan en Visionlab, si notas pérdida de visión, nunca modifiques tus gafas durante el embarazo y hasta dos meses después. Durante estos meses es importante que uses gafas de sol de alta calidad para bloquear los rayos ultravioletas y evita la sequedad y enrojecimiento de los ojos con lágrimas artificiales.

Etiquetas: gafas

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS