Con un pan bajo el brazo... y con antojos

Todas hemos oído hablar de los antojos durante el embarazo. Hay quien habla de ellos como una regla inamovible y que se produce en el caso de todas las mujeres embarazadas.

antojos

Todas hemos oído hablar de los antojos durante el embarazo. Hay quien habla de ellos como una regla inamovible y que se produce en el caso de todas las mujeres embarazadas. Otras personas aseguran que son mitos y habladurías.

 

Los antojos son deseos especiales, apetitos personales que se producen con mayor frecuencia entre las embarazadas y se caracterizan por ser impulsivos y urgentes. Lo cierto es que no todas las mujeres tienen antojos durante el embarazo y otras más “caprichosas” los sienten a menudo.

 

¿Por qué se producen?

Las causas de los antojos han dado lugar a muchas teorías e interpretaciones. Algunas apuntan que estos deseos especiales se producen por una carencia nutricional de la madre, y el cuerpo lo reclama de este modo.

 

Otros estudios establecen una clara relación entre la actividad cerebral y los antojos. Cuando la mujer está embarazada, las terminaciones nerviosas del útero envían señales a sus receptores en el cerebro y esos receptores están muy próximos a las áreas cerebrales que regulan el gusto. Por tanto, al enviar la señal desde el útero, se estimula, por cercanía, también el gusto.

 

Hay que tener en cuenta que durante la gestación se produce una sensación de ansiedad que, según los expertos, también puede desviarse hacia los alimentos que, generalmente, se consideran “prohibidos” o que nos permitimos con menos frecuencia.

 

Sea cual sea la razón de los antojos, lo que está comprobado es que la sensación de placer que se produce al satisfacerlos es casi indescriptible. Sin embargo, debemos tener cuidado con el aporte calórico de los “caprichos de futura mamá”, ya que, si no establecemos unos límites, podemos poner en peligro nuestra salud. Además, olvídate de la leyenda que dice que un antojo no satisfecho es una mancha en la piel del bebé: es totalmente falso.

 

Este tipo de deseos son muy personales y cada mujer puede experimentar unos totalmente distintos. Establecer un patrón común en estas apetencias es muy complicado, pero hay algunas características que se repiten.

 

Si quieres conocer los antojos más comunes, no te pierdas nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS