Descubre el yoga prenatal

¿Quieres un embarazo más consciente y feliz? Te enfrentas a numerosos cambios físicos y mentales y el yoga te puede ayudar a manejarlos. Además, según aseguran, te ayudará a tener un parto más fácil y acelerar la recuperación.

yoga prenatal

¿Quieres un embarazo más consciente y feliz? Te enfrentas a numerosos cambios físicos y mentales y el yoga te puede ayudar a manejarlos. Además, según aseguran, te ayudará a tener un parto más fácil y acelerar la recuperación.

Entrevistamos a Alejandra Vidal, autora de Tu primera sesión de yoga (Now Books), una de las precursoras del yoga prenatal en nuestro país. Según nos comenta, con el yoga no sólo mejorarás tu forma física durante la gestación –las temidas molestias de la espalda-; además, te ayuda a vivir de forma más consciente cada etapa.

“Esta milenaria disciplina es una eficaz alternativa para calmar los miedos e inseguridades que surgen en este momento de la vida. Así, un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.), asegura que su práctica reduce los síntomas depresivos comunes durante la gestación y que son fruto del baile de hormonas que experimenta la mujer”, nos precisa Alicia.

Tono muscular, respiración consciente y relajación

yoga prenatal

Una futura madre que recibe clases de yoga prenatal realizará posturas que, sin suponer agotamiento o esfuerzo físico, fortalecerán sus muslos, piernas y espalda para proporcionarle un adecuado tono muscular. Además, muchas de estas posiciones ayudarán a preparar el cuerpo para el parto y favorecerán que el bebé se coloque de forma adecuada. Por otro lado, las técnicas de respiración procedentes del yoga resultan muy útiles para mantener la serenidad en momentos críticos y situaciones de estrés (como el parto) y a aliviar el dolor de las contracciones.

En las clases de yoga prenatal la relajación tiene un papel fundamental pues se busca enseñar a la futura madre la manera de relajarse, tanto como le sea posible, durante todo el proceso de alumbramiento. Entre los beneficios de practicar yoga durante la gestación, podemos destacar:
• Oxigenación. Con la práctica de yoga se liberan tensiones musculares y se mejora la respiración, lo que favorece la oxigenación de la sangre de la madre y también del feto.
• Elasticidad. Practicar yoga durante el embarazo atenúa el dolor de las contracciones, ya que muchas de las posiciones trabajan la elasticidad del periné, franja muscular que sostiene el útero y que permite el paso del feto hacia el exterior.
Posición. Las mujeres embarazadas a menudo sufren de fuertes dolores de espalda a medida que el embarazo avanza, pues la pelvis se desplaza hacia delante y la curva lumbar se acentúa. El yoga ayuda a estirar la columna y liberar tensiones y logra una mayor conciencia corporal que, como consecuencia, mejora la postura.
• Tono. La práctica de yoga prenatal es también una excelente herramienta de preparación al parto pues tonifica los músculos y favorece el estado físico de la futura madre.
• Relajación y buena digestión. La ansiedad que acompaña el embarazo puede mejorar con la repetición de un sonido, una sílaba, una palabra o una frase que ayuden a liberar la mente (los conocidos comomantras). A su vez, la meditación y los ejercicios de respiración consiguen restablecer el equilibrio mental y emocional.

Una mujer embarazada puede comenzar a asistir a clases de yoga prenatal en cualquier momento de la gestación, pero siempre es aconsejable evitar ejercicio físico hasta pasado el primer trimestre. “Si quieres comenzar a practicar yoga en este momento de tu vida, te recomiendo que lo hagas con la guía de un profesor especializado que te ayudará a adaptar las posturas según vaya avanzando tu embarazo”, nos asegura Alejandra Vidal.

¿Cómo es una clase de yoga prenatal?

yoga prenatal

Las clases de yoga prenatal están dirigidas por profesores especializados y son distintas a las clases normales de esta disciplina. La dinámica de la sesión está diseñada con posturas específicas para las mujeres embarazadas que ponen énfasis en la apertura de la región pelviana, mejorar la circulación y evitar los pies hinchados, evitar molestias en la espalda y reforzar la unión entre madre e hijo. La duración suele ser de 90 minutos en los que los que se alternan los ejercicios físicos, con los de respiración y relajación.

Alejandra Vidal es nieta de una profesora de yoga alumna, entre otros, de Swami Vishnu Devananda. Su último libro –“Tu primera sesión de Yoga”- ya está a la venta e incluye un CD con 30 minutos de música para que la sesión sea perfecta.

Etiquetas: yoga

Continúa leyendo...

COMENTARIOS