Embarazo e insomnio

Se suele decir que todo niño llega con un pan bajo el brazo, pero hasta que llega, lo que trae es, también, un marcado insomnio para la madre.

Embarazo sueño

Se suele decir que todo niño llega con un pan bajo el brazo, pero hasta que llega, lo que trae es, también, un marcado insomnio para la madre. Las alteraciones del sueño durante el embarazo son muy comunes y varían según avanza el mismo. Te lo explicamos.

 

Es muy habitual oír a una mujer embarazada decir que tiene mucho sueño durante el día y duerme mal por la noche. No se trata de una rareza, sino todo lo contrario. Durante el embarazo, aumenta la progesterona, hormona que permite que se desarrolle la gestación y que, además, es la responsable de que la mujer tenga un sueño menos profundo cuando espera un bebé. A lo anterior hay que sumarle molestias típicas de este proceso, como los dolores de espalda, los cambios corporales y, sobre todo, el aumento de la frecuencia de micción, las náuseas y los vómitos, que hacen que la futura mamá se pase la noche de “procesión” al cuarto de baño.

 

A medida que avanza la gestación, se van produciendo cambios que afectan en mayor medida a las horas de sueño. Por ejemplo, ya en el segundo trimestre aparecen los temidos “ardores” y las pesadillas se hacen más frecuentes.

 

Sin embargo, el peor trimestre del embarazo para dormir bien es el tercero: aumentan los dolores musculares y de espalda, el crecimiento del útero hace que la vejiga esté más comprimida y la necesidad de ir al baño se hace más frecuente. Otra característica típica de esta fase del embarazo es roncar. Al aumentar el perímetro abdominal y la presión del útero sobre el diafragma, los ronquidos acompañan a muchas mujeres durante este periodo.

 

El síndrome de las piernas inquietas y los calambres musculares durante la noche también suelen ser factores que dificultan el descanso nocturno de las embarazadas.

 

Si estás, como se suele decir, en estado de buena esperanza y todo esto te resulta muy familiar, piensa que sólo durará unos meses, que cuando tengas a tu bebé entre los brazos te habrás olvidado de todas estas pequeñas molestias y que, además, hay consejos que puedes seguir para dormir mejor durante estos 9 meses. Descúbrelos en nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS