Gimnasia en el embarazo

¿Sabías que el ejercicio físico es un protector del cuerpo y te ayuda a llevar mejor los cambios que se producen durante el embarazo?

Ejercicio en el embarazo

El ejercicio físico puede hacer mucho por ti y es que te ayuda a controlar un aumento de peso que puede ser nocivo, te facilita el momento del parto, la recuperación posterior ¡y hasta tienes menos posibilidades de caer en depresión tras dar a luz!

Antes de ponerte a hacer deporte es conveniente que lo consultes con tu ginecólogo. Debes saber que la intensidad del ejercicio ha de reducirse un 25% hasta la semana 20. Después la reducción será del 50%. Otros expertos recomiendan no hacer deporte durante el último trimestre. Por supuesto está contraindicado si surgiera alguna complicación en el embarazo.

Como hemos visto, a la embarazada le viene de perlas hacer deporte, eso sí, con la moderación que exige la nueva condición física. Para empezar, hay que reducir la intensidad del esfuerzo y no se pueden sobrepasar las 110-120 pulsaciones por minuto. Cómprate un pulsómetro si así te quedas más tranquila.

Ante el menor síntoma de malestar como calambres, mareos o fatiga, hay que parar. En ningún momento debes tener dificultad para respirar ya que le podría estar faltando oxígeno al bebé. Si practicas deportes acuáticos,debes tener especial cuidado con la limpieza del agua y vigilar la aparición de infecciones de orina.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS