Guía para preparar (económicamente) la vejez: planes de pensiones, testamentos, seguros y demás...

2 minutos

Todos nos vamos a morir y como todo en la vida conlleva un poco de papeleo. Si tienes dudas... aquí te solucionamos algunas.

Planes de pensiones

La liberación de la vejez no consiste solo en reclamar y ejecutar el ficticio derecho a colarse en la cola del supermercado. Para gozar de la libertad de la senectud, la holgura económica es determinante. Suficiente fastidio tiene una con que los huesos duelan y el pelo claree como para, encima, no poder disfrutar de la ausencia de reponsabilidades laborales. Pero la disminución de compromisos profesionales se lleva por delante el ritmo de ingresos. Julio Fernández, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles, señala que el sistema de pensiones públicas no es insostenible, pero sí insuficiente. Para mantener un nivel de vida óptimo, se deberán complementar con ahorros privados. Y el momento para comenzar a redirigir una porción de ellos al futuro es ya. Que aún queden tres décadas para mirar el desarrollo de las obras urbanas resulta irrelevante. La capacidad de ahorro actual del futuro jubilado es decisiva. Irá variando a lo largo de su vida y, con ella, su plan de pensiones. Por eso, no importa tanto la cantidad depositada como el acto de ingresarlo. Lo principal, explica Fernández, es crear el hábito del ahorro. Aunque cada plan dependa del perfil de su contratante, el horizonte temporal del cliente suele ser el responsable de definir su modalidad. Mientras más lejos quede el momento de abandonar la oficina, mayor será el riesgo que pueda asumir.

A los jóvenes, indica la Asociación Europea de Asesores Financieros en España, se les aconseja optar por planes de pensiones centrados en renta variable. O sea, que el dinero se invierta en activos más volátiles. A medida que se cumplan años y la capacidad de ahorro aumente, se recomienda introducir activos de renta fija, como letras del Tesoro o bonos del Estado. El riesgo y la incertidumbre son menores. Un punto fuerte de los planes de pensiones es su iliquidez. Salvo algunas excepciones, el dinero no se podrá retirar hasta la fecha acordada. Estará protegido frente a caprichos y urgencias. Fernández recuerda que existen otros servicios que aseguran un colchón para los años de vermú y taichí playero. Mientras los ahorros no se concentren en uno solo, como, por ejemplo, el bien inmueble, optar por ellos no debería ser un problema.

Seguro de deceso

testamento seguro deceso guía práctica
Tilda Swinton, una muerta muy bien puesta, en un fotograma de 'El Gran Hotel Budapest'.

En Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York, la protagonista acude a una funeraria para elegir la madera de su ataúd y la piedra de su epitafio. Su plan es suicidarse. Está harta de que su madre le pregunte por qué a los 31 años aún no se ha casado. Es un detalle por su parte. Si hubiera vivido en la España actual, además de un disgusto, su entierro habría costado unos 3.500 euros. Dejarlo todo atado casi es una acto de generosidad. Evita que al trance psicológico de quienes sobreviven se sumen unas gestiones de lo menos agradables. Ni siquiera existe una edad o circunstancias idóneas para contratarlo. La muerte no pregunta cuándo tienes un hueco en la agenda. De hecho, según NorteHispana, el 47,7 por ciento de sus clientes asegurados por deceso no ha cumplido los 40. Las pólizas suelen incluir el ataúd, la capilla ardiente, la incineración y el entierro. Pregunta si están cubiertos los desplazamientos post mortem entre ciudades y países. Algunos requieren contratos específicos.

Hay dos cosas que todos tenemos que hacer y que a nadie apetece. Una es tirar del armario la ropa que lleva años sin usarse. La otra, morirse.

Seguro de vida

Este es para el infortunio parcial y para el contratiempo irreversible. En el seguro de vida cabéis y tú toda tu familia. Su objetivo, señalan en Plus Ultra, es amparar a quien lo contrate si contrajera una enfermedad grave o no dejar económicamente desprotegidos a quienes lo rodeen en caso de fallecimiento. Invertir en él puede cubrir el acceso a un programa de rehabilitación cardíaca o un entrenamiento de readaptación psicológica posaccidente. Algunos hasta incluyen la firma de testamento ante notario. Pero contratarlo depende más de circunstancias personales, como el nacimiento de los hijos, que de los años. Aunque en la aseguradora sí ojearán tu DNI: querrán comprobar tu edad actuarial. Esta, explica Caser, observa tu cumpleaños más cercano. Es una forma de “tarificar el riesgo que asumen al darte de alta en la póliza y así poder calcular la cuota final”. Algunas pólizas, por tanto, excluyen de su cobertura supuestos específicos. Por tratarse de una negligencia, por ejemplo, la muerte tras un accidente motorístico en el que no se portaba casco aparece a menudo fuera de consideración.

Pero ojo

Según un estudio del Instituto para la Protección Familiar, cuatro de cada diez hogares no toma medidas para salvaguardar el porvenir económico de su familia. Aun así, los españoles consideran que su cultura financiera es digna de un 5,58 sobre 10. Aunque el ahora recomendado se sitúa en el 10 por ciento de la renta disponible, de acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, los españoles solo logran destinar al futuro un 6,5. Una encuesta de Fintonic reveló que el 58 por ciento contrae deudas para llegar a fin de mes. Los mayores de 55, apuntaron los datos, son quienes mejor consiguen gestionar sus cuentas.

Que a la hermandad del puño le faltan miembros

Testamento

Una se muere y sus cosas permanecen. Algo hay que hacer con ellas. Si no lo decides tú por escrito y ante notario, la ley lo hará por ti. Y tardará casi un mes en resolverlo: cuando falta un testamento, tramitar la última voluntad conllevará una espera de 20 días hábiles. En la línea de herencia aparecerán tis hijos, luego, tus padres, y, a continuación, tu cónyuge. Si, por el contrario, lo firmas, tus familiares solo deberán consultar el Registro General de Actos de Última Voluntad. El precio de una firma de testamento ronda los 40 euros; el del acta de notoriedad que lo suple, unos 200. Además, con el testamento puedes desheredar, si la causa es suficientemente grave, como abandono o maltrato probado, o beneficiar a quien elijas. En los seis meses posteriores a tu muerte, tus herederos deberán liquidar el impuesto de sucesiones y donaciones, que dependerá de la comunidad autónoma. ¿Cuándo es el momento ideal para firmar el testamento? Cualquiera. Solo es necesario tener más de 14 años. Podrá modificarse siempre que se desee.

Una tarde en el notario y un billete de 50 pueden ahorrar casi un mes de burocracia y más de 200 euros a quienes se quedan aquí. Y luego te sobrarán unas moneditas para un café con croissant.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS