10 claves para evitar el síndrome postvacacional

Te contamos cómo hacer que volver a la rutina no pueda contigo. ¡Atenta!

No, la vuelta a la oficina tras esos maravillosos días bajo una palmera en una playa paradisíaca –o bajo la sombrilla de tus suegros en Benidorm o Torremolinos- no tiene porqué ser motivo de alarma y depresión. Sabemos que el síndrome postvacacional es un shock que año tras año afecta a la mayoría de los que vuelven al trabajo tras las vacaciones, y que provoca malestar tanto psicológico como físico y un menor rendimiento en las tareas laborales. A pesar de lo difícil que parece, no nos debamos dejar vencer por él.

10 claves para evitar el síndrome postvacacional

 

¿Cómo podemos plantarle cara? No es fácil, pero se puede. Desde El Cigarral de las Mercedes –un hotel boutique situado en Toledo- nos ofrecen 10 sabios consejos para paliar los efectos de la reincorporación al trabajo y demás tareas rutinarias. ¡Toma nota y no dejes que este año la vuelta te afecte!

1. No alargues tus vacaciones hasta el día antes de empezar a trabajar. Lo mejor es volver un par de días antes para que la adaptación a la rutina sea más paulatina y llevadera. Un cambio brusco del placer al trabajo te afectará negativamente.

2. Si eres una persona organizada durante el resto del año, no dejes que el caos invada tu vida durante el break vacacional. Por supuesto, relájate y olvídate de los horarios, pero intenta no alejarte de tus hábitos alimenticios y tu rutina de ejercicio, por ejemplo.

3. Cuidado con los ritmos de sueño y comida, pues habituarse a ellos de nuevo puede ser lo más costoso. Eso sí, no te obsesiones y sé flexible con tus horarios durante los días de descanso.

4. Desarrolla alguna actividad de ocio que sea compatible con tu trabajo para que la vuelta no sea tan brusca. Tómate el tiempo que necesites para arrancar y volver a coger el ritmo de antes de las vacaciones.

10 claves para evitar el síndrome postvacacional (II)

 

5. Practicar deporte siempre ayuda. Está científicamente probado que hacer ejercicio nos aporta una dosis extra de buen humor, ya que con él generamos endorfinas, unas pequeñas proteínas que actúan como neurotransmisores del placer y que son las responsables de provocarnos sensación de felicidad.

6. Aborda tus actividades laborales progresivamente. Dedica un tiempo a analizar qué tareas tienes que hacer, prioriza las más importantes y urgentes, y comienza por las más sencillas y placenteras.

7. ¿Un truco? Márcate pequeños objetivos a corto plazo ya que, según los expertos, al proponernos pequeños retos nos ilusionamos con el día a día.

8. Lleva a cabo reuniones relajadas de inicio de ciclo, para definir y detallar objetivos para el período que se inicia, los medios y las expectativas del equipo.

9. Ejercita como nunca el Mindfulness. La meditación será conductor hacia la paz y el relax cuando nuestro cuerpo y nuestra mente están de todo menos relajados. Para, obsérvate y centra todos tus esfuerzos en focalizar el presente, pues por muy especiales que hayan sido tus vacaciones, forman parte del pasado.

10. Tu actitud puede convertirse en tu mejor aliada o en tu peor pesadilla. Mantener una actitud positiva, realista y proactiva es la base para hacer llevadera la vuelta a la rutina y al trabajo. ¡Qué tu ánimo no decaiga!

 

*Imágenes: Sexo en Nueva York 2/ El diablo viste de Prada.

Etiquetas: depresión

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS