Vídeo de la semana

5 trucos para que tus objetivos para la rentrée se cumplan

Las vacaciones de verano van llegando a su fin. Ha llegado ese momento en el que la motivación aflora y se nos ocurren mil objetivos para incorporar con la llegada del nuevo curso.

reentre
Unsplash

¿Cuántas personas empiezan la rentrée con las mejores intenciones y una lista de propósitos en mano y al llegar noviembre o diciembre esa lista se ha quedado en el olvido? El día a día y la vida se anteponen y no llegamos a todo.

Ixi Ávila, coach de Inteligencia Emocional, comparte sus trucos para que esta rentrée tus objetivos sean más que papel:

Conecta con tu porqué y tu para qué

Se suele decir que quien tiene un porqué, encuentra un cómo. Cuando encontramos el significado que hay detrás de nuestras acciones es mucho más fácil persistir cuando las cosas se complican o cuando hay algún bache en el camino. Si te conectas con la razón y el propósito por el que empezaste serás capaz de recuperar la motivación y seguir hacia delante.

Céntrate en el progreso en vez de en el resultado

No busques la perfección, busca el progreso. Si tu objetivo es hacer ejercicio todos los días del año y el tercer día no llegas a tu clase de yoga y te vas a la cama sin haber hecho ejercicio, puede que tengas la tentación de tirar la toalla porque ya no vas a conseguir el resultado final tal y como te lo habías planteado. A menudo cuando nos focalizamos en un resultado final nos olvidamos de disfrutar el proceso y de valorar el progreso que estamos haciendo día a día, y eso desmotiva a cualquiera.

Busca incorporar hábitos en vez de poner todo tu foco en un resultado final. Poner todo tu foco en el resultado te llevará a vivir esperando al día que lo consigas, mientras que cuando lo que buscas es crear hábitos es más posible que disfrutes cada paso dado y que tus propósitos duren más en el tiempo.
Ejemplo: ‘Hacer una dieta después del verano para perder x kilos’ es un propósito con resultado final. El día que pierdas esos kilos volverás a tus hábitos de siempre, mientras que: ‘Aprender a comer de forma saludable’ busca incorporar un hábito y es para toda la vida.

No subestimes las pequeñas acciones

Tendemos a infravalorar el poder de las pequeñas acciones: ‘Para 10 minutos leyendo mejor miro el móvil’ cuando en realidad la suma de todas las pequeñas acciones proporciona un interés compuesto. Si lees 10 minutos al día 365 días al año, al final del año habrás leído bastante.

Vamos a elegir una pequeña acción común como lavarse los dientes: Tardas dos minutos, no requiere esfuerzo y los resultados son difíciles de apreciar. Ahora imagínate, ¿Cómo te sentirías si no te hubieras lavado los dientes en 2 días? ¿Y en los dos últimos meses? ¿Y en 2 años? La constancia gana a la cantidad. No se trata de meterse un atracón de buenas acciones al principio del año y luego dejarlas abandonadas en el baúl de los recuerdos hasta el próximo enero. Es mejor empezar con algo fácil e ir aumentando la dificultad o la cantidad progresivamente.

Crea un plan de acción

Las buenas intenciones son maravillosas pero cuando no tienes el hábito de hacer algo no te va a salir de forma natural y automática. Necesitas crear un plan que te ayude a ejecutar tus propósitos para que no se queden en simples ideas o intenciones.

Puedes crear el plan de acción por tu cuenta o ayudarte con un proceso de coaching. Es importante tener en cuenta qué obstáculos se pueden presentar en el camino para anticiparte y hacer una lluvia de ideas para conocer las opciones que tienes para poder superar los retos que se presenten.

Utiliza una agenda

Si no está agendado, es mucho más fácil que no ocurra. Yo personalmente utilizo mi agenda-diario que me ayuda a expresarme y organizarme a partes iguales. Tiene espacios para escribir y herramientas de gestión de tiempo. El objetivo es hacernos dueños de nuestro tiempo para que las distracciones y los pensamientos negativos no nos impidan llenar nuestros días de presencia y llegar al estado de Flow, y para que podamos conseguir nuestros propósitos este nuevo curso.

Continúa leyendo