Agenda feminista: los planes que no te puedes perder este otoño

Que tus pensamientos se mimeticen con tus actos. He aquí la lista (no exhaustiva) de los planes que tienes la posibilidad de hacer para reivindicar tu compromiso este otoño.

Planes feministas
Imaxtree

Día a día. Piedra por piedra. Así vamos creando un camino sólido, destinado a conseguir el objetivo final: una perfecta igualdad entre hombres y mujeres. Los avances son numerosos, los retos consecuentes también. No lo dudes, conseguirlo es responsabilidad de todos. Aporta tu granito de arena descubriendo algunos de estos planes.

Completa tu agenda feminista y por supuesto compártela.

Espectáculo 'Degenérate Mucho'

Degenérate Mucho
Degenérate Mucho

Entre humor, ironía y crítica, Marta Sitjà y Nía Cortijo, alias las XL, actrices y músicas, vuelven pisando muy fuerte con "Degenérate Mucho". Tras el triunfo de "Abandónate Mucho" (un show que se proponía desenmascarar el mito del amor romántico), se propone cuestionar a través de un espectáculo único cuestionar los roles de género y denunciar las desigualdades que siguen reinando entre hombre y mujer. Los valores tradicionalmente asignados a las personas según su sexo "los de ellos: la fuerza, el control, el poder, los privilegios; los de ellas: las emociones, la delicadeza, los cuidados." son uno de sus principales caballos de batalla. 

Nía Cortijo nos comenta más sobre su espectáculo:

¿Cómo surgió este nuevo proyecto?

Las XL nacieron en 2013 y 2014, empezamos con 'Abandónate Mucho', fue fruto de un empoderamiento profesional en el que cansada de llamar a puertas decidí ser yo la que generara mi propio trabajo. Fue a raíz de esta evolución profesional... me apeteció hacer algo por mi misma. Ya había trabajado con Marta, la llamé para ver "si me reía las gracias". Empezamos las dos a maquinar el espectáculo, una deconstrucción del amor romántico. No teníamos ni idea de feminismo y era nuestra propia experiencia. Queríamos tener claro el hablar de nosotras, de lo que nos pasa, del amor, de la pareja... era poner encima de la mesa lo que queda debajo por vergüenza, y este fue el arranque del primer espectáculo.

Teníamos claro que queríamos hacer humor, música... a través de las canciones. El humor genera distancia con los conflictos, el público lo disfruta, es una buena manera de dar contenido, pero también invitar a la reflexión.  Nos posicionamos cada uno/cada una con estos temas peliagudos que nos salpican de alguna manera. Después de cinco años de éxito, que fueron una verdadera sorpresa, no esperábamos una acogida tan buena, y ahora llenas de conciencia feminista, nos lanzamos con este segundo espectáculo, que lo que aborda es cómo construir nuestra propia identidad: cómo desde que somos muy pequeños empezamos socialmente e individualmente a construir lo que de adultas va a ser nuestra personalidad, cómo nos identificamos, cómo vamos construyendo nuestra identidad.

No tenemos pelo en la lengua, vamos directas a los estereotipos, a lo que socialmente se nos obliga, el rosa y el azul, si eres un chico tienes determinadas cualidades, una chica otras... cuando somos mayores nos encontramos con unos cataclismos y problemáticas... todo esto te ha venido fraguando desde bien pequeñito. Con este espectáculo lo que pretendemos es dar una sacudida a los estereotipos, para buscar una manera más total de entender a las personas independientemente de que sean hombres mujeres o trans...  tener una visión más global, liberadora y feliz de las personas.

En cuanto a objetivos y mensaje del espectáculo... nos gustaría primero que la gente se riera mucho, se lo pase muy bien, y que les toque un poco el corazón. Que todo el mundo tome conciencia de estas esclavitudes, que no generan más que conflicto. Que se rían, que reflexionen, que les incomode un poco, también el espectáculo al principio. Hay cosas que duelen pero con el humor con bandera es más fácil reirse de una misma y ver la luz. Queremos también recalcar la diferencia entre sexo y género. El sexo son rasgos físicos que no deberían determinar nada más que determina tener el pelo moreno o los ojos almendrados, y el género, como un invento humano, una construcción social que podemos cambiar y nos hace daño. Este concepto es muy importante porque hace que lo que nos ha parecido natural, seamos conscientes de que podemos cambiarlo.

¿A raíz de este espectáculo... en qué crees que hemos avanzado y que nos queda por hacer?

Nosotras en el espectáculo lo que proponemos es romper con el binarismo, el rosa y el azul, está muy bien que la gente que comulgue con esta manera de ser y sea feliz allí, y no haga daño a nadie... Lo que queremos es que todo lo que sea fuera del rosa o el azul sea aceptado, no sea una cuestión marginada, no se machaque a la gente que no responde al patrón. Puedo ser mujer, y que me encante el fútbol. Puedo ser hombre y que me encante quedarme en casa cuidando de mis hijos y cocinar... que no se asocien determinadas actitudes. Tener vulva, tener pene... nosotras pensamos que la tarea pendiente es acabar con este binarismo, el abanico a muchos más colores, tener una mirada más tolerante y acabar con esta necesidad de encasillarlo todo, de etiquetar. Tener una mirada mucho más amplia.

¿En qué avanzamos? Cada vez estamos siendo más conscientes de todas estas cuestiones que antes se tenían por naturales, en muchos contextos se siguen viendo así. Por ejemplo, que una mujer quiera ser madre. Pues no: hay muchas mujeres que no quieren ser madres... y por ello no son menos mujeres, ni tiene menos importancia lo que digan ni nada. Poco a poco se van dando paso, de alguna manera es una mecha que ha prendido, por eso genera tanto movimiento en contra. Y por eso hay tantas personas que cuestionan lo que es feminismo, que es la igualdad... poniendo allí los puntos de una manera que no. Esto ya no es así, hemos abierto los ojos. Cuando la gente deje de luchar por defender lo suyo y mire al que tiene delante, cae todo por su propio peso, independientemente del peso que uno tenga.

¿Por qué algunos valores se siguen asociando a cada género? ¿Crees que una mujer con poder o seguridad sigue asustando?

Sí porque el que tiene el poder y el privilegio, quiere mantenerlo. Cuesta mucho ceder espacio a otros, perder poder para que lo tomen otras, por muy injusto que sea. Aparecen resistencias abismales por parte de los hombres, han tenido la parte más sabrosa del pastel, nos ha tocado ser las invisibles, que nuestro trabajo no se valore, tenernos como concepto en casa, calladitas... sin tampoco llegar a limitarlo tanto pero sí se puede incidir en eso. El poder busca perpetuarse, todo lo que le hace acallarse lo invalida, por eso hay tanto ataque al feminismo.

¿Vivimos en un mundo pensado para los hombres?

El mundo es machista, y ahora nosotras hablamos como mujeres blancas, europeas, de clase media, nos da un contexto muy determinado, pero si abres la mirada, y sales de nuestra pequeña isla y ves las barbaridades a las que se ven sometidas las mujeres te ponen la piel de gallina. Las mujeres tenemos que reivindicar nuestro espacio, y los hombres tienen que ceder.

¿Hacia qué tipo de feminismo avanzamos?

Cambiar las cabezas es lo más difícil, quiero pensar que es un proceso lento, que poco a poco se va a ir avanzando hacia cierta igualdad, poniéndonos en el lado optimista de evolución humana, la realidad es bastante desesperanzadora y horrible, la gente que está allí arriba no se quiere enterar del cambio climático por ejemplo... defiendo feminismo equivalente a igualdad entre hombres y mujeres, hay muchos temas de debate, cosas que afinar, posicionamientos distintos. Creo que nos unen a todas las feministas muchas cosas independientemente de algunas creencias, como estar a favor o en contra de la prostitución, de los vientres de alquiler. Hay muchos debate que admiten distintos posicionamientos, es estupendo que exista este caldo de cultivo, pero el feminismo que debe triunfar es el que aboga por que las mujeres y los hombres tengan los mismo derechos. 

Tienes aún dos oportunidades de verlas, los 25 y 31 de octubre en los Teatros Luchana de Madrid.

Exposición 'Historia de dos pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana'

Exposición Prado
@museodelprado

Al igual que muchos otros ámbitos, la pintura fue uno de los que apartó a las mujeres como artistas. En el marco del Bicentenario del Museo del Prado, la pinacoteca del museo pretende aportar una nueva visión a la personalidad de dos pintoras que cambiaron el mundo del arte: Lavinia Fontana (1552-1614) y Sofonisba Anguissola (1535-1625).

Esta exposición, comisariada por Leticia Ruiz, Jefe del Departamento de Pintura española del Renacimiento, recopila 65 obras (de las cuales 56 son pinturas) de las dos artistas. Ambas consiguieron acabar con los prejuicios y estereotipos sobre su capacidad de crear ligada a su género.

Del 22 de octubre de 2019 al 2 de febrero en el Museo del Prado.

Exposición 'Francesca Woodman. On being an angel'

Fundación Canal
@fundacioncanal

No se te habrá podido escapar el arte de Francesca Woodman (1958-1981), considerada por muchos una de las fotógrafas más brillantes de la historia. La flor y la nata de su obra se condensa en 102 fotografías y 6 cortometrajes, homenaje al cuerpo de la mujer. 

A través de autorretratos y de retratos ajenos, en todas sus vertientes, redescubrimos la silueta, en espacios abandonados e inesperados, que siguen alimentando el aura de misterio de la artista. La figura casi mística de sus fotografías reafirma el sentido del nombre de la exposición, siendo "el ángel", una de sus figuras de predilección.

Desde el 3 de octubre de 2019 hasta el 5 de enero de 2020 en la Fundación Canal.

Continúa leyendo