Tristeza, añoranza… ¿te suena? Así debes gestionar las emociones esta Navidad

Alegría, generosidad, tristeza, añoranza… Estas fechas producen diferentes emociones. Permítete sentir lo que sientes ya que tu bienestar depende de ello.

Están las personas que viven las fiestas navideñas con mucha ilusión. Se muestran más sentimentales, empáticas, generosas y con ganas de celebrar. “Estas personas viven emociones primarias como la alegría y se dejan llevar por la sorpresa”, explica Estela Gutiérrez, coach y colaboradora de Petit BamBou. Pero también está quien siente añoranza, soledad y el clásico bajón. “En este caso se potencia la tristeza, un sentimiento muy común en estas fechas”. También está quien las transita desde el enfado o el estrés en modo “Grinch”. Todo les altera: las celebraciones, las luces, la alegría desmedida. “Y los que lo asocian al consumismo y postureo. En ambos casos surgen la rabia y la ira”, explica Estela.

Pero según la experta, no es la Navidad la que nos provoca la emoción, sino las creencias. “Son las ideas que tenemos sobre esta época del año. Las emociones que sentimos son las mismas que siempre, pero ahora se acentúan. Hay que tener en cuenta que cada persona tiene su propia Navidad, y en ocasiones puede suceder que hayan perdido recientemente a un ser querido, pasado por una ruptura de pareja, cambios laborales o se encuentren con una economía precaria. Todo esto puede provocar un bajón que se acentúa, incluso estando rodeados de nuestros seres queridos”. Y tú, ¿qué sientes en Navidades?

¿Cómo gestionar las emociones en Navidad?

Las emociones son neutras: ni positivas ni negativas, pueden ser agradables o desagradables y cada una tiene una función y un mensaje para nosotros. Desde Petit BamBou nos dan estos consejos para canalizar lo que sentimos en estas fiestas:

  • Soltar las expectativas sobre la Navidad. Y vivirla tal cual es, sin juzgar ni compararla con la de los demás ni con lo que vemos en redes sociales.
  • Aceptar la situación tal cual es. “Cuando aceptamos algo que nos duele, por ejemplo, la pérdida de alguien cercano, entendemos que la vida (sea Navidad o no) es una rueda, donde la felicidad se alterna con la tristeza. Todo es temporal y en cada vivencia la vida nos regala un aprendizaje y una enseñanza”.
  • Vivir las fiestas desde el momento presente. Como unas Navidades que son únicas e irrepetibles. Sin anclarnos en otras pasadas o pensar en las futuras, volviendo al aquí y al ahora, honrando todo lo que somos.
  • Buscar aquello que nos aporte bienestar y paz, independientemente de que sea “típico o habitual” en estas fechas.
  • Agradecer por todo lo vivido estos días y siempre, y también la oportunidad que la vida nos da para seguir experimentando.
emociones navidad
Pexels

Y cuando ya no puedas más… ¡STOP!

Puede que en algún momento, durante la cena o una charla familiar o entre amigos, surja alguna emoción difícil que no te haga sentir bien. En lugar de luchar contra ella Petit BamBou propone hacer un STOP; es un ejercicio muy fácil y que tan solo requiere unos segundos de tu tiempo, y que te ayudará a salir de tus pensamientos y a anclarte al momento presente. Cada letra de la palabra STOP corresponde con una acción:

  • Stop. Para lo que estás haciendo. Presiona el botón de pausa en tus pensamientos y acciones. Puedes cerrar los ojos, si lo deseas.
  • Toma una respiración. Inspira y espira lenta y profundamente por la nariz. Intenta alargar la espiración.
  • Observa. Dedica unos instantes a percibir las emociones y sensaciones físicas, sin juzgarlas. ¿Qué sientes y dónde lo sientes? Después amplia el foco y lleva tu atención a las sensaciones del exterior. Los sonidos, la impresión de la temperatura en la piel, el movimiento.
  • Prosigue… Abre los ojos si los habías cerrado y continúa tu día..., pero desde la atención plena.

Continúa leyendo