Aumenta tu concentración y tu productividad con la técnica Pomodoro

¿Cómo aumentar tu concentración y tu productividad a la hora de estudiar y trabajar?

Esto que voy a contarte funciona para estudiantes y trabajadores de cualquier edad. Cuando descubrí esta técnica me di cuenta de que ya la venía aplicando desde mi niñez sin saberlo. Desde los 6 a los 17 años entrenaba 3 o 4 horas diarias gimnasia rítmica y mi tiempo delante de la silla para estudiar era limitado. Más tarde, estudié la carrera de arquitectura lejos de mi familia, aplicando la misma estrategia, sin descuidar mis entrenamientos, la dieta y el trabajo. Así, hasta el día de hoy.

Aumenta tu concentración y tu productividad con la técnica Pomodoro
Foto: Istock

¿Sabías que a los 25 minutos las personas bajamos el rendimiento? Esto está demostrado y de verdad, si aplicas la técnica que voy a contarte a continuación tu tiempo dedicado al estudio y al trabajo será multiplicado por mil y te ayudará a sacar tiempo para entrenar y sentirte bien de una vez por todas. Entrenar tu cuerpo y tu mente para mejorar tu concentración y productividad es muy importante. Si eres de los que dice que no tiene tiempo para entrenar, toma nota y empieza a aplicar esto desde hoy mismo.

La técnica se llama Pomodoro, viene de tomate. Es algo que inventó un italiano. Se llama Pomodoro por esos típicos relojes de cocina que se pueden programar. Es una técnica que a mí me ha ayudado mucho a avanzar a pasos agigantados y a que mis días me cundan muchísimo más sin dejar de entrenar, cuidar mi dieta, trabajar y estudiar.

La técnica Pomodoro consiste en aplicar esos 25 minutos a tope enfocados en la tarea, descansar 5 minutos y repetirlo 4 veces seguidas. Luego descansar entre 15 y 30 minutos para empezar un nuevo Pomodoro.

¿Cómo aplicar la técnica Pomodoro?

  1. Se decide la tarea que se va a realizar. ¿Cómo? Haciendo lista de prioridades. Prioriza tus tareas con número: 1, 2 o 3. Empieza con las del 1, luego las del 2 y si al final hay tiempo, hacemos las del 3.
  2. Se programa el Pomodoro (generalmente un reloj con alarma) a un lapso de 25 minutos.
  3. Se trabaja, y esto es importante, de forma concentrada e intensiva hasta que suena la alarma. Cuando suena, se marca una X, que representa que se ha cumplido con un Pomodoro.
  4. Se descansa durante 5 minutos (fregar, hidratarte, cocinar, depilarte, tumbarte a respirar, hacer sentadillas, cualquier cosa sirve, excepto trabajar) 5. Se inicia de nuevo el proceso. Cuando se alcanzan los 4 Pomodoros, se toma un descanso más prolongado de 15 o 30 minutos.

¿Suena bien verdad?

Estos descansos de 15 o 30 minutos los utilizo para entrenar, practicar yoga, meditar y visualizar mis próximas tareas. Mi recomendación cuando sientas la mente espesa, que no te concentras, que no tienes ideas, que estás saturada/o… descansa y cambia de actividad. Vete a entrenar, a dar un paseo o duerme un rato. Aprovecha ese tiempo para meditar y visualizar lo que tienes que hacer después.

¿En qué me ayuda a mí la técnica Podomoro?

Técnica Pomodoro
Foto: Istock
  1. Aumenta mi concentración y mi productividad.
  2. Sé la cantidad de Pomodoros que me llevan tareas que realizo con frecuencia.Por ejemplo, sé el tiempo que me lleva preparar un post de Instagram o un vídeo para mi plataforma.
  3. Al conocer esa cantidad de Pomodoros, compito conmigo misma para reducir el tiempo sin perder calidad.
  4. No me distraigo con el móvil. ¿Por qué? Porque cada vez que nos distraemos con el móvil perdemos un 20% de productividad.

No somos multitarea, tenemos que centrarnos en una tarea sola para ser más productivos. Tampoco somos máquinas, tenemos que aprender a parar y no buscar la perfección en todo lo que hacemos. A veces, realizar 5 acciones al día que te lleven a tus objetivos es más que suficiente.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Dime en un comentario que te ha parecido y de qué te gustaría que hablara en los próximos artículos.

Continúa leyendo