Beneficios externos e internos de la práctica de asanas de yoga

¿Quieres comenzar a sentir todos estos efectos de la práctica aunque creas que ahora no eres capaz, no es tu momento o no estás en forma?

Las asanas y los pranayamas tienen unos efectos enormemente positivos sobre los músculos, la circulación, el sistema nervioso y los órganos internos. ¡Y lo mejor de todo! No necesitas ser acróbata ni un atleta de élite para empezar. El yoga es para ti, sea cual sea tu condición física.

Las asanas y los pranayamas sirven para activar los centros energéticos, depurar los canales de energía y distribuir la energía por todo el cuerpo. Las capas y energías internas requieren de más tiempo para identificarse, pero están y llegan con una práctica regular, asidua y amorosa, donde exista la fe y la verdad en uno mismo.

Beneficios externos e internos de la práctica de asanas de yoga
Foto: Istock

En pies. Podemos conseguir estirarlos y aflojar la tensión de sus articulaciones, mejorar el equilibrio y la movilidad de la columna vertebral y, aportar sensación de ligereza y comodidad cuando se está de pie. (Ej: Samastitih).

En pecho, esternón, hombros y clavículas. Al expandirlos y relajarlos se mejora la postura corporal, se alivia de dolencias el pecho, el corazón físico y energético se abre y desarrolla en nosotros confianza en nuestra intuición y una disposición a aceptar las cosas como son, consiguiendo aceptación en nosotros y el resto desde el amor. (Ej: surya-namaskara A y B).

En piernas. Ganamos fuerza y flexibilidad de los músculos y articulaciones de éstas con las posturas de pie. Mejoramos la circulación por todo el cuerpo y disminuye la rigidez de las grandes articulaciones (rodillas, caderas y tobillos). Unas piernas fuertes nos ayudan a tener una sensación general de bienestar y no fatiga. (Ej: virabhadrasana A-B, “guerrero”).

En abdomen. Cuando estamos fuerte y elásticos en esta zona, damos un buen equilibrio a nuestro cuerpo entero. Protegemos además órganos internos y se estimulan para funcionar mejor. (Ej: Navasana).

En coxis y órganos sexuales, la base de la columna vertebral, el origen de la fuerza corporal que cuando está fuerte se siente ligero y ágil. Fortalecer y adquirir control sobre los músculos que rodean el ano y el recto puede ayudar a curar dolencias como hemorroides. Cuando los músculos de los órganos sexuales son fuertes, mejora la calidad de los espermas y óvulos. (Ej: Janu-sirsasana).

En brazos y manos. Mayor estiramiento, fortalecimiento e impulso de la circulación de la sangre. Los brazos adquieren fuerza y las manos calor y conseguimos que se refine el sentido del tacto. (Ej: parsvottanasana).

En pelvis y caderas. Más fuerza y flexibilidad en caderas, mayor profundidad a la postura. Las asanas que se centran en la región de las caderas fortalecen el vientre, reduciendo por ejemplo el riesgo de abortos y facilitando el parto. Así conseguimos que la energía de los chakras inferiores fluyan sin restricciones al resto del cuerpo. (Ej: baddha- konasana).

Beneficios de las asanas en yoga
Foto: Istock

En cabeza y cerebro. Abastecen a estas zonas de oxígeno nuevo, vitaminas y oligoelementos, podemos sentir una mejor circulación sanguínea. Tienen un efecto positivo en la calidad de nuestro pensamiento y nos hacen sentirnos rebosantes de energía. (Ej: sirsasana)

En la garganta. Fortalecen los músculos, aportando mayor amplitud de movimiento y ayudan en el aparato respiratorio. (Ej: sarvangasana)

¿No te parece todo increíble?

De verdad, no necesitas ser nadie para empezar. Solamente estar dispuesto/a a escuchar tu cuerpo, a conectar contigo en silencio y superar tus miedos y límites mentales.

Vas a ser capaz y yo estoy aquí para ayudarte. ¡Únete 5 días gratis a mi Club Fityoga!

Natalia Domínguez

Natalia Domínguez

Soy Natalia Domínguez, entrenadora y coach nutricional. Soy licenciada en Arquitectura y graduada en Tafad con más de 8 años de experiencia y formación constante para ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos dando clases y elaborando planes de asesoramiento personalizados. Hemos elaborado el club Fityoga online para que todo el mundo pueda acceder desde cero a mi estilo de alimentación y entrenamiento. Seas madre, padre, empresario, estudiante y/o trabajador, realizar ejercicio diario y comer bien es importante para llegar sano a una edad adulta, ser un ejemplo para los tuyos, evitar lesiones y enfermedad. En Marie Claire te compartiré consejos sobre mi estilo de vida saludable y ejercicios para que alcances tu mejor versión.

Continúa leyendo